¿Vendidos a los lactobacillus?


Hace algunos días oí hablar sobre un nuevo caso de una sociedad científica que se había “vendido” a la industria. Esta vez ha sido a la industria de los lactobacillus.

Este fin de semana tuve “el placer” de ver el anuncio. Una conocidísima marca ha lanzado un nuevo yogur líquido con lactobacillus. Un yogur líquido bien enfocado al público infantil, ya que tiene el distintivo “kids” bien grande por todos lados. ¿Esto supone algún problema?

Primero veamos qué dice la ley. En 2012, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) publicó el reglamento 432/2012, por el que se establece que aquellos productos con lactobacillus sólo pueden declarar que mejoran la digestión de la lactosa en personas con problemas para asimilar este azúcar. ¿Qué hizo entonces nuestra marca en concreto? Pues hecha la ley, hecha la trampa. La misma EFSA dejaba abierto un huequecito por el que escapar. Añadieron vitamina B6, con lo que ya pudieron declarar que “contribuye al normal funcionamiento del sistema inmune”. Todo listo, nueva fórmula mejorada y cumpliendo la normativa, problema resuelto, ¿no?lactobacillus actimel

Pues veamos, ahora sí, qué nos dice la ciencia.

Ya hay revisiones del año 2007 que nos indican que no todos los probióticos (esas “bacterias buenas” que tanto nos quieren vender) funcionan igual para el tratamiento de la diarrea. Muchas mamás preguntan en la consulta si deben darle a sus niños este tipo de productos cuando tienen diarrea (la publicidad nos lo lleva machacando desde hace años). Pues los dos que han demostrado más eficacia se llaman Lactobacillus Rhamnosus GG y Saccharomyces Boulardii. No parece que el nombre sea el de la “superbacteria” que tiene el citado yogur líquido, ¿no? Pues ya qué decir en personas sanas, que no tienen ningún tipo de problema digestivo. Desde hace años hay publicaciones, como ésta del magnífico José Manuel López Nicolás (@Scienctia), que intentan desmontar la teoría de que este tipo de yogures líquidos “ayudan a nuestras defensas” más de lo que lo haría un simple yogur.yogur líquido con lactobacillus

El problema me surge a mí (y seguro que otros compañeros) cuando ahora esta marca lanza un nuevo miembro de esta familia de productos. Un miembro superenfocado al público infantil.

La fórmula “kids” es la fórmula de siempre pero con menos grasas y azúcares. Ideal, ¿no? ¿Entonces dónde está ese problema? Pues no hay más que fijarse en la campaña publicitaria. Al final del anuncio televisivo sale un logo que ocupa la mitad de la pantalla de una sociedad científica pediátrica a la que pertenezco, la Sociedad de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP).sociedades científicas vendidas a lactobacillus y actimel

¿Dónde está la ciencia de esta sociedad que, en teoría nos representa a los pediatras de Atención Primaria?

Desde hace meses/años hay mucha controversia por un asunto similar entre la Asociación Española de Pediatría (AEP) y una conocida línea de galletas con forma de animal prehistórico. Primero eran “avaladas por la AEP” y luego la marca ha pasado a ser “entidad colaboradora con la AEP”. Tanto es así que hasta se ha tenido que pronunciar la Comisión de Deontología de la Organización Médica Colegial (la organización que nos representa a todos los médicos) por este y otros casos.  El resumen de la declaración nos vale para ambos casos:

  1. Las sociedades científicas no deben avalar productos insanos (tipo galletas).
  2. Las sociedades científicas no deben avalar productos que no hayan demostrado su beneficio (tipo yogur líquido).

¿Por qué no esponsorizamos alimentos saludables de verdad?

Me encantaría ver el logo de mi sociedad en la publicidad de los plátanos, las fresas o los tomates.

¿Conclusión de todo esto? No nos vendamos por dinero. Por favor #NoEnMiNombre. ¿Qué te ha parecido? ¿Conoces casos similares con otros productos? Si te ha gustado, simplemente comparte.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

3 opiniones en “¿Vendidos a los lactobacillus?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *