¿Que termómetro uso? ¿Son todos iguales?

Nuestro primer hijo, un maravilloso bebé de 7 meses, ha tenido a bien ponerse con fiebre esta noche. En casa casi que ni sabíamos que era un termómetro. Así que son las 23.50 pm y tenemos que salir a prisa y corriendo, casi en pijama, a la farmacia a comprar uno

. Allí nos enseñan millones de modelos, desde el típico de axila hasta chupetes, de frente… ¿Qué hacemos? ¿Cuál compramos? ¿Son todos iguales? Pues veámoslo.

¿En qué sitios se puede medir la temperatura corporal?

Los sitios más frecuentes para tomar la fiebre son recto (culete), boca y axila. ¿Otras opciones descritas? La membrana del tímpano (en el oído) y en la frente (por donde pasa la arteria temporal). En cada uno de los sitios el rango de normalidad es distinto. Veamos detalladamente ventajas e inconvenientes de cada sitio.

  1. La temperatura rectal (o en el culete) se considera la referencia en la medición de la temperatura, porque mide la temperatura central del cuerpo (0.5ºC más que la temperatura periférica, es decir en boca o axila). En esta zona se usa, sobre todo, en niños pequeños que cooperan regular. Cuidado en niños con neutropenia (defensas bajas), no se debe poner el termómetro en esta zona por si le hiciésemos alguna herida. Después de cada uso, recuerda lavarlo bien con agua y jabón.
  2. La temperatura axilar es la que más usamos, ya que es mucho más sencilla de medir que la rectal o la oral.
  3. Para usar el termómetro en la boca nos esperaremos a que el niño sea algo mayor y colabore, si no es imposible. ¿Problema de la medición de la temperatura en la boca? Es menos higiénica y menos fiable, porque se afecta por la respiración bucal o la toma reciente de líquidos fríos o calientes.
  4. Otras localizaciones, como la timpánica, pueden dar falsas lecturas.

¿Con qué tipo de termómetro lo hago? Porque hay muchos métodos distintos…

Hay distintos tipos. Veamos ventajas e inconvenientes de cada uno:

  1. termómetro axilaLos de mercurio son los clásicos, los más usados hasta hace años. Desde hace un tiempo están prohibidos por la toxicidad del metal que llevan. Si se rompen podemos llevarnos un disgusto con las bolitas de mercurio.
  2. Los de galio. Realmente no son de galio, sino de una mezcla de galio, indio y estaño, que se conoce como galistán. Quizás son el sustituto natural de los termómetros de mercurio. Son precisos y totalmente fiables. Se pueden usar para medir temperatura en boca, axila y recto. En ocasiones el problema que se plantea es al reiniciarlo tras el uso. Hay quien dice que es imposible, que está roto. Sólo necesita un poquito de maña y de muñeca. No hay que sacudirlo con el brazo, sino hacer pequeños movimientos de muñeca (en algún sitio he leído “como cuando se sacude una bolsita de azúcar antes de abrirla”, me ha gustado mucho la expresión y creo que es muy gráfica). ¿Problema? Lo veremos más adelante, el tiempo que necesitan de medición, es prolongado para un niño pequeño.
  3. Termómetros digitales. Son también una opción fiable y suelen hacer una lectura más rápida de la temperatura. No contaminan ni son tóxicos. Nos sirven para medir temperatura axilar, rectal y oral. Cuidado con las pilas de botón que llevan, son peligrosas si los niños se las tragan.

¿Cuánto tiempo dejamos puesto el termometro?

termómetro digitalPues los digitales son automáticos y pitan cuando alcanza la temperatura máxima del niño. Si no, clásicamente con los termómetros de mercurio, o los actuales de galio, necesitan 2 minutos en recto o boca y 4 minutos en axila para medir correctamente.

Pero a mí me han enseñado otros modelos nuevos más cómodos, ¿sirven igual?

termómetro óticoLos termómetros de oído o de frente miden la temperatura por infrarrojos. En teoría, son más cómodos de usar, pero pueden dar lecturas falsas (detectar fiebre que no hay o medir de menos). No hay mucho acuerdo sobre sus resultados. Estudios que comparan la temperatura timpánica medida, con termómetro de infrarrojos, y la temperatura rectal (ya hemos dicho que era la referencia) tienen resultados contradictorios.

Hay otras formas de medir la temperatura con unos termómetros con tiras o parches de plástico que cambian de color. Éstos miden la temperatura a nivel de las arterias que pasan por una zona de la cabeza. Su precisión varía mucho si estamos sudando. También están los termómetros de chupete. Ni para unos ni para otros está la cosa clara como para recomendarlos como método de saber si el niño tiene o no fiebre. No se recomiendan como método de medir la fiebre si de ello depende que tomemos una u otra decisión.

termómetro appLo último de lo último son apps para smartphones. Llevan un sensor externo por el que se puede medir la fiebre. Obviamente aún no hay estudios adecuados sobre el tema, así que aún no debemos recomendar su uso.

¿Tú qué termómetro usas? Comenta tu experiencia.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

 

Sígueme en:

Posts relacionados

3 opiniones en “¿Que termómetro uso? ¿Son todos iguales?”

  1. Pues en casa usamos el de Galio, similar al de mercurio pero mucho más difícil de bajar, hay que agitarlo más veces y más fuerte, al menos las primeras veces. Sin duda alguna es el que recomiendo yo en mi trabajo (como enfermera en urgencias de pediatría). Qué te parece la propuesta?

    1. Es cierto. No los he comentado. Actualizaré la entrada con este tipo. Gracias por la aportación Eva. Son también precisos y fiables. Son aptos para medir temperaturas en boca, axila y recto. Es cierto que suelen comentar que son difíciles de reiniciar después de su uso. No se trata de sacudir fuerte, sino con pequeños movimientos rápidos y ligeros, como el que sacude una bolsita de azúcar antes de abrirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.