¿Tu hijo tendrá un tapón de cera? ¿Cómo lo solucionamos?

No es infrecuente que alguna familia venga a la consulta porque su hijo no oye bien. ¿Será sordera selectiva o tendrá un tapón de cera? ¿Y si le duele el oído? ¿Sabes si todo esto es normal? ¿Cuándo hay que quitar la cera de los oídos y cómo?

¿Qué es exactamente la cera que acumulamos en el oído?

La cera o cerumen es una sustancia completamente normal de nuestro oído. Es una sustancia formada por secreciones de las glándulas de la zona de piel que recubre el conducto auditivo externo. Al formarse se va quedando en esta zona y puede salir hacia fuera.

Es importante que sepas que el cerumen es bueno. Es una sustancia protectora que genera nuestro cuerpo y que evita que entren cosas en el oído que nos puedan dañar.

Tan normal es la cera de color amarillento-ámbar, como la más negruzca. Es como los colores de las cacas en los bebés, habitualmente no tiene mucha trascendencia. La consistencia también puede ser variable de unas personas a otras, desde más líquida a más consistente.

Vale, pero los tapones de cera ¿a qué se deben exactamente?

Los tapones de cera son acúmulos de este cerumen en el conducto auditivo externo. Son muy frecuentes en niños: un 10% tienen, mientras que en adultos sólo es un 5%.

«¿Por qué mi hijo tiene facilidad para hacer tapones de cera?»

Hay diferentes motivos, pero aquí tienes algunos de ellos:

  1. Problemas del conducto auditivo externo que hagan que aumente la producción de cerumen.
  2. Sobreproducción de cera sin motivo aparente.
  3. Dificultad en la salida de la misma por conductos auditivos estrechos.
  4. La presencia de un cuerpo extraño en el oído hace que éste genere más cerumen, como mecanismo protector. Si se ha quedado alojado cualquier cosa, la producción de cera puede ser mayor.
  5. Usar bastancitos de limpieza. ¡Sí, los bastoncillos de las orejas no hay que usarlos! Ni siquiera los que tienen «tope». Los bastoncillos en vez de limpiar lo que hacen es introducir más la cera, así que su efecto es el contrario al que tú buscas.

¿Qué le notarás a tu hijo si tiene un tapón de cera?

A veces no le notarás nada, en muchos casos son asintomáticos. Si dan problemas, pueden ocasionar dolor o hipoacusia (verás que tu hijo oye menos). Los niños más mayores pueden describir perfectamente la sensación de ocupación del oído u oír ruidos raros. En casos más graves el niño puede incluso llegar a tener mareo por este motivo.

dolor de oídos en niños tapón de cera

¿Cómo sabemos los pediatras si tu hijo tiene un tapón de cera?

Es sencillo, mirando por el otoscopio salimos de dudas. No es necesaria ninguna exploración complementaria «para salir de dudas».

¿Es necesario quitar siempre los tapones de cera?

Obviamente no. Si no dan problemas no se quita.

¿Y cuáles son esos problemas?

Pues que el niño tenga molestias causadas por el tapón o que nos dificulte la exploración. Imagina: Niño con fiebre y dolor de oído. Tiene un tapón y no vamos nada del tímpano. ¿La fiebre se deberá a una otitis? ¿Es un cuadro catarral con fiebre y un tapón que molesta? En esos casos debemos quitarlo para poder explorar correctamente al niño.

¿Cómo se quitan los tapones de cera?

Será tu pediatra quien te indique la manera más adecuada para tu hijo. Pero tenemos distintas opciones:

  1. Preparados en gotas. Hay gotas con diferentes preparados que sirven para reblandecer la cera. Pueden ser de utilidad si vuestro pediatra así os lo indica. Debes saber que no se deben usar si tu hijo ha tenido infección, cirugía en el oído previa o perforación del tímpano. Las gotas se las pones en casa y luego tendrás que volver a la consulta a ver que el tapón de cera se haya resuelto.
  2. Lavado ótico. En algunos casos, el pediatra o la enfermera pueden indicar la necesidad de hacer un lavado del oído para intentar extraer el cerumen con agua o suero fisiológico templadito con una jeringa grande. Lo normal es que no de mayor problema, pero es importante que lo haga un profesional experimentado para no ocasionar una perforación del tímpano. Debemos evitarlo en niños con problemas graves de defensas (inmunodeficiencias).
  3. Extracción con instrumental. En caso de que no vaya bien con nada de lo anterior, sospechemos que haya una perforación en el oído o necesitemos ver el oído bien en ese mismo momento por otro motivo, se puede extraer manualmente por un profesional sanitario que sepa hacerlo con curetas especiales. El único problema que podemos tener en niños es que no es fácil que se estén quietos.
cómo quitar tapón de cera en  niños

¿Y cómo no?

No lo había oído en mi vida, pero preparando esta entrada he descubierto las velas óticas o terapia termal auricular y me he quedado loca. No vale para nada y además es peligroso. Te explico en qué consiste para que no uses esto nunca.

Consiste en un canutillo hueco que se introduce por un extremo en el oído. Por el otro extremo se enciende y se deja que se queme un poco. En teoría, con el calorcillo que genera, se iría ablandando la cera. Me parece peligroso, así que los tapones de cerumen, a tu centro de salud si es necesario que se los quiten a tu niño.

¿Podemos prevenir?

Pues la verdad es que poco. Si tu hijo tiene algún problema en el oído que facilite la formación de tapones de cera, evita sobre todo el uso de bastoncillos, por favor. Cuando sea necesario, se extraen y listo.

¿Cuál es tu experiencia en casa con los tapones de cerumen? Espero tus comentarios. ¿Te ha gustado la entrada o te parece útil? Comparte, igual puede serlo también para otras familias.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

2 respuestas a «¿Tu hijo tendrá un tapón de cera? ¿Cómo lo solucionamos?»

  1. Hola, muchas gracias por tu post, siempre es bueno cuando las recomendaciones vienen de alguien especializado. Porque siempre oyes muchas cosas por todos lados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.