“Doctora, mi hijo ronca”. ¿Es importante el ronquido en niños?

Es relativamente frecuente que una familia venga a la consulta porque su hijo ronca. Ya en invierno, con los catarros y los mocos, mucho más. ¿El ronquido en niños es importante o no? ¿Es necesario hacer pruebas o que al niño lo vea el otorrino? Éstas y otras dudas vamos a intentar solucionarlas poquito a poco.

¿Qué significa el ronquido en niños?

El ronquido no es más que un ruido que hacemos al respirar cuando uno duerme. Como su mismo nombre dice, es un ruido ronco. Te dejo un vídeo por si te queda alguna duda de en qué consiste el “agradable” sonido.

El ronquido no es exclusivo de los adultos. Los niños también pueden roncar. En cuanto llega el invierno es bastante habitual. Los niños se acatarran, el moco hace que se estreche la vía aérea y surge ese ruido. Lo normal es que sea algo leve y sin trascendencia.

¿Qué causa el ronquido en niños?

Como he comentado antes, cualquier cosa que estreche la vía respiratoria puede causar ronquido en niños. Catarros o alergia son causas frecuentes. El exceso de peso también puede justificar el que un niño ronque. Problemas en la boca (como que el niño tenga una lengua excesivamente grande) o en la mandíbula también pueden hacer que el paso de aire sea menor. En otras ocasiones no se debe a obstrucción, sino a falta de tono, como en la parálisis cerebral o niños con síndrome de Down. ¿Y si no es ninguna de estas causas? ¿Cuál es la causa “más temida” de ronquido en niños? El que el niño tenga una amígdalas muy grandes o vegetaciones. ¿Qué son las vegetaciones? Que un tejido, llamado adenoides, esté hipertrofiado, es decir, aumentado de tamaño.ronquido en niños vegetaciones

¿Supone un problema que tu hijo ronque?

El ronquido en niños puede hacer que el sueño sea de peor calidad y durante el día se encuentre más somnoliento, inquieto o con peor rendimiento en el colegio. Además, los niños que roncan pueden asociar otros problemas de sueño.

¿Sabes qué es el síndrome de apnea-hipopnea obstructiva del sueño (SAHS)?

Es un trastorno respiratorio que se produce durante el sueño. Se obstruye la vía respiratoria superior de forma intermitente total o parcial, alterando los patrones normales del sueño. ¿Cuál es uno de los principales síntomas del SAHS? El ronquido.

Es importante que sepas que NO TODOS los niños que roncan tienen SAHS. Entonces, ¿es frecuente el SAHS? Ocurre en un 1-5% de los niños y es más frecuente entre los 2 y 6 años.

¿Qué le notaremos al niño que tiene SAHS?

  1. Ronquido. El ronquido en niños nos hace sospechar, pero por sí solo no es suficiente para su diagnóstico. Igual que si tampoco hay ronquido no quiere decir que no pueda haber SAHS.
  2. ¿Otros síntomas nocturnos? Respiración por la boca, respiración, ruidosas, pausas al respirar (apneas), sueño no reparador o sudoración nocturna. También hay niños con escapes de pipí por la noche o problemas de sueño conocidos como parasomnias.
  3. ¿Podemos notarle algo durante el día? Durante el día el niño estará muy cansado. Puede que se quede dormido en el cole o en desplazamientos cortos en el coche, cuando antes no lo hacía. A veces también aparece inatención, problemas de aprendizaje o de comportamiento (niños irritables o con dificultad para controlar sus emociones), confundiéndolos con niños con trastorno por déficit de atención. También puede haber niños con dolor de cabeza durante el día por el mal descanso nocturno.ronquido en niños somnolencia
  4. El habla puede ser característica, como si estuviese gangoso. Algunos niños van todo el día con la boca abierta.

¿Cómo sabremos si el ronquido en niños es por un SAHS?

Preguntando y explorando. Para los médicos es fundamental.

Preguntaremos por ronquido y por esos otros síntomas, diurnos y nocturnos, que hemos ido viendo. Si el niño está muy acatarrado y desde entonces es cuando está roncando, igual el tratamiento son lavados nasales.

Exploraremos al niño completamente pero, sobre todo, su garganta, buscaremos problemas en la boca que puedan estar causando obstrucción al paso del aire. Miraremos las anginas, pero su tamaño no se relaciona de manera directa con la severidad del SAHS. En la exploración también debemos revisar el peso y la talla. El exceso de peso puede ser un factor de riesgo de SAHS. La talla también hay que revisarla, ya que casos graves de SAHS pueden ocasionar problemas de crecimiento.

¿Pedimos pruebas complementarias? El hacer una laringoscopia directa por parte del otorrino puede ser de utilidad, ya que verá cómo de obstruido está el paso del aire. Si las vegetaciones (o adenoides) están aumentadas de tamaño se podrá ver.

También podrá solicitar una prueba de sueño o polisomnografía si lo ve necesario. Si hay dudas, es la prueba que nos las resuelve, ya que nos cuantifica qué está pasando durante el sueño. Cuando no se puede hacer esta prueba, y quedan dudas, hay otras alternativas, pero no tan fiables. En contadas ocasiones donde se sospeche anomalías de las vías respiratorias puede ser necesario realizar radiografía, sino no.

¿Y cómo lo tratamos?

Pues si el problema está en que las amígdalas o las adenoides (conocidas comunmente como vegetaciones) son muy grandes, el otorrino decidirá si hay que operar. En tal caso, es una cirugía sencilla que en el mismo día el niño se va a casa. Si el problema es diferente, será el otorrino quien te oriente.ganglión cirugía ronquido en niños fimosis circuncisión

¿Qué tal dormís en casa? ¿Ronca tu hijo? Espero tus comentarios. Si te ha sido de utilidad, comparte. Igual para otras familias también puede serlo.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.