¿Tu hijo todavía se hace pipí en la cama? ¿Qué es la enuresis nocturna?

Hay algo que preocupa tremendamente a los padres de algunos niños: Que su hijo siga haciéndose pipí de noche y ya no lleve pañal de día. ¿Hasta cuándo es normal la enuresis nocturna? ¿Podemos hacer algo para ayudar a nuestros hijos ante esta circunstancia? ¿Hay algún tratamiento efectivo? Informémonos con un poco de ciencia sobre el tema.

¿Qué es la enuresis nocturna?

La enuresis nocturna monosintomática significa que un niño de 5 años o más tiene escapes de orina durante el sueño. No tiene problemas urinarios ni de vejiga, es decir, le pasa eso y nada más. Se llama primaria cuando nunca ha llegado a contener durante el sueño.

Recuerda, el que se le escape el pipí de noche no es culpa de tu hijo, no lo hace por fastidiar ni para que tú cambies sábanas por la mañana. Le falta madurez y no es capaz de detectar esa señal que le da su cuerpo para que se despierte cuando tiene ganas de orinar durmiendo. ¡NUNCA, NUNCA, NUNCA lo castigues!

¿Tan frecuente es? A ninguno de los amiguicos de mi hijo les pasa…

Se estima que un 16% de los niños de 5 años aún son enuréticos por la noche, así que sí, es bastante frecuente. Quizás nadie te lo cuente porque parece que no da gusto contar “los defectos” de nuestros niños. Pero seguro que a algún niño más se le escapa el pipí de noche a parte de al tuyo.

¡Piensa en positivo! Un 15% de los niños con este problema lo superan por cada año que cumple.

¿Cuándo hay que comenzar a hacer algo? ¿Qué objetivos nos debemos plantear en la enuresis nocturna?

Pues esto depende mucho de cada niño. Si esto no supone ningún problema para el niño ni para sus padres, ¿qué más da? No hará falta tratarlo. Distinto es el niño que se agobie porque se le escapa el pipí, no quiere llevar pañales y sus padres están “para tomar un camino” porque tiene escapes noche sí y noche también. Si a los papás también se les escapaba el pipí en la infancia puede que lo vean con más normalidad y sean “más tolerantes”.

Yo antes de los 6-7 años no suelo tratar a ninguno, es algo normal. ¿Ves a tu hijo suficientemente preparado/motivado? ¿Lo ves “responsable” para asumir el tratamiento? Esas son las primeras preguntas que debes hacerte.

El objetivo ideal sería que el niño no tuviese ninguna noche mojada, pero es muy complicado al principio. Así que ell primer objetivo será intentar disminuir el número de noches mojadas.

Lo primero que hay que hacer es seguir unas recomendaciones generales

  1. El niño debe ir regularmente al baño a lo largo del día. Obviamente el pipí antes de irse a dormir es fundamental.
  2. ¿Que el niño se despierta de noche por lo que sea? Pregúntale si necesita ir al baño.
  3. Evita las bebidas muy azucaradas y con cafeína, sobre todo en las horas de la noche.
  4. Que beba mucha agua por la mañana y el principio de la tarde. Poquitos líquidos de noche. Mejor evita las sopas en la cena.

¿Y si no funcionan? ¿Qué soluciones tenemos?

Tenemos distintas opciones de tratamiento según la familia:

  1. Indigar si hay alguna causa que justifique el que al niño se le haya empezado a escapar el pipí de noche cuando antes sí que contenía. Si la encuentras, ya sabes por dónde comenzar.
  2. No hacer nada y paciencia. La enuresis nocturna es algo madurativo. Los niños mejoran con la edad y seguro que tu hijo lo acabará superando.
  3. Terapia motivacional. Existen esos calendarios de pegatinas o caritas sonrientes para que se motiven. A mí me gustan regular para esto. ¿Por qué? Porque muchas veces es algo que no pueden controlar, no lo hacen porque no están maduros. Así que el sistema puede tener el efecto contrario y que se agobie porque no consigue noches secas. Sin embargo, se estima que 1 de cada 4 niños enuréticos mejora con este sistema. Tú conoces a tu hijo mejor que nadie.
  4. Alarmas de enuresis. Ahora desarrollamos más el tema.
  5. Medicación. También lo veremos con más detenimiento.

Algo importante que también debemos tener en cuenta es el estreñimiento crónico asociado. Parece una tontería, pero si a tu hijo se le escapa el pipí de noche y le cuesta hacer caca de día, lo primero que tenemos que solucionar es el tema de la caca.

¿Y si lo pongo a hacer pipí una vez que se haya dormido?

Es una opción. Antes de irse a dormir hace pipí y luego lo vuelves poner antes de que tú te vayas a dormir, en mitad de la noche. Hay quien critica esta práctica porque sólo soluciona el problema de no tener esa noche mojada, pero no le enseña a despertarse por la necesidad de orinar. Otros autores, en cambio, si lo consideran útil en niños pequeños (4-5 años) que mojan la cama sólo una vez por noche y que tienen padres motivados. Podríamos considerarlo un parche transitorio mientras el niño madura.

¿La verdad? Es mi opción para este invierno, por ahora nos va bien. Cuando llegue el buen tiempo ya veremos cómo van nuestras noches.

¿Qué son las alarmas de enuresis?

Las alarmas de enuresis, como su nombre dicen, son alarmas que ayudan al niño a que aprenda a reconocer la señal de que tiene ganas de orinar mientras duerme. Son más lentas, pero seguras y efectivas, con menos posibilidades de recaída. No tienen muchos efectos secundarios (irritación de la zona o falsas alarmas, pero poco más). Es tu opción si no tienes mucha prisa. También necesita motivación, tanto por parte del niño como de los padres.

¿Cómo funcionan?

Son unos dispositivos que se activan por un sensor situado en la ropa interior o el pijama. Cuando el dispositivo se moja despierta al niño por un sonido o por vibración. Sería algo similar a los perros de Paulov: El niño aprenderá a reconocer esa señal que no le despierta a base de repetir la vibración o el sonido cuando se moja. Te dejo este link de los compañeros pediatras de “el gipi” con más información.

El niño es el encargado de la alarma. Debe probarla antes de irse a dormir. Es importante hacer un calendario o diario para contabilizar cómo va el tema. ¿Que hay muchas noches secas? Refuerzo positivo. ¿Que hay muchas mojadas? Paciencia, necesitará más tiempo. ¡NADA de castigos!

¿Son tan eficaces en la enuresis nocturna?

Mira los resultados de este metaanálisis (un estudio muy grande que incluye a 56 estudios más pequeños):

  1. Un 66% de los niños tratados con alarma (frente a un 4% de los no tratados) consiguieron 14 noches secas consecutivas.
  2. Casi la mitad (45%) de los niños que usaron la alarma (frente al 1% de los que no la usaron) continuaron sin mojar la cama tras el tratamiento.
  3. Los niños tratados con desmopresina tuvieron menos noches mojadas al principio. Pero, al final del tratamiento, tuvieron menos noches mojadas los niños tratados con alarma.

¿Hasta cuándo la usamos?

Pues seguiremos, al menos, hasta tener 14 noches secas consecutivas. Estos suele tardar en conseguirse unos 3-4 meses. Paciencia… Si han pasado 3 meses y no lo habéis conseguido, pero hay más noches secas que antes, continuad.

¿Y si recae? Pues, si vuelve a tener escapes más de 2 noches en dos semanas, hay que volver a poner la alarma. Esta segunda vez suele costar menos.

¿Cómo funciona la desmopresina?

La desmopresina es un análogo sintético de una hormona que controla la eliminación del agua. ¿En qué casos puede ser necesario utilizarla? En niños ya mayores, que nunca le han dado importancia al problema, pero de repente surge un campamento en dos semanas. No tenemos mucho tiempo para probar con la alarma, aquí el problema es distinto. Es más efectiva a corto plazo (un 30% consiguen noches completamente secas y un 40% más disminuyen el número de noches mojadas), pero es posible que cuando la quitemos el niño recaiga (un 60-70%).

Se puede dar en pastilla o en spray nasal antes de irse a dormir (30-60 minutos) y reduce la producción de orina durante el sueño. Tu pediatra será quien te explique todo.

No suele tener muchos efectos secundarios. Pero si tu niño tiene problemas con el sodio en sangre no la podréis utilizar. Otra cosa a tener en cuenta: Hay que interrumpir su uso cuando haya procesos con una ingesta de líquidos fuera de los habitual (fiebre, vómitos o diarrea).

¿Cómo son los resultados con la desmopresina?

Veremos la respuesta en 1-2 semanas. ¿Responde? Continuaremos el tratamiento mínimo 3 meses. Luego haremos un intento de retirarla semanal cada 3 meses, a ver qué pasa. ¿Si vuelve a tener episodios de enuresis nocturna? Pues,  comenzaremos de nuevo con el tratamiento, retirando poco a poco y no de golpe. Otra opción, incluso mejor, es combinar desmopresina con alarma de enuresis.

¿Te haya resultado interesante? ¡Espero tus comentarios!

¿Conoces alguien con un hijo con este problema? Compártelo, seguro que le vendrán bien estos consejos.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.