“Mamá, mira mis manos” ¿Conoces las palmas de piscina?

Si me sigues de hace tiempo ya sabes que me gusta contar cosas que me pasan en casa: Verano, piscina, bonita combinación, ¿no? Una tarde, al salir de la piscina, uno de mis hijos me enseña sus manos, arrugadas como garbanzos. Al pasar un rato, ya seco, me las vuelve a enseñar “Mira, ahora se me han puesto rojas”. “¿Te pican? ¿Te molestan?” Le pregunté yo. “No”. Yo ya sabía lo que era, pero muchas mamás seguro que no. Así que, ¿quieres conocer qué son las palmas de piscina? Pues vamos a ello.

¿Palmas de piscina? ¿Qué es eso? ¿Por qué se produce?

Tiene varios nombres. Además de palmas de piscina también lo puedes encontrar como pulpitis de las piscinas o dermatitis palmar juvenil de las piscinas (más técnico y complicado). Es algo que aparecer más frecuentemente en niños que en adultos.

Es una inflamación de la piel que ocurre porque se irrita del roce continuo de los dedos húmedos con las superficies rugosas y ásperas de las piscinas.

Pero, en invierno los niños también van a la piscina. ¿Por qué es más frecuente en verano?

Pues las palmas de piscina se relacionan más con actividades prolongadas en la piscina. Sol, calor, escuelas de verano, muchos baños en piscinas… ¡Buen caldo de cultivo! Por eso es más frecuente que lo veamos en verano. En invierno hay muchos niños que van a piscina, pero lo hacen a su clase de natación, un ratito corto. En verano los niños están horas y horas a remojo (como los “garbanzos” de mis hijos). No olvides NUNCA tener mil ojos con ellos.palmas de piscina

¿Por qué es más frecuente en niños?

Pues por varios motivos:

  • Su piel es más frágil.
  • Más tiempo “a remojo” y haciendo actividades varias en las piscinas. Suben y bajan del bordillo, se tiran de bomba, vuelven a subir… Palmas y plantas sin parar de rozarse con el bordillo de la piscina.
  • La hiperhidratación de la capa córnea de la piel (por ese baño prolongado) también parece ayudar.

En cambio (contrariamente a lo que podrías pensar), la irritación por los productos químicos del agua parece que no es tan importante y no está claro cuál es su papel en este “problemilla”.

¿Cómo sabré que mi hijo tiene unas palmas de piscina?

Puedes ver las fotos (aunque son ya después de un par días sin piscina, así que sus manos ya no llaman tanto la atención. No caí antes). Son como una manchas o placas rojizas o violáceas, brillantes en el pulpejo de los dedos. Como me decía mi hijo, ni pican ni molestan, ni nada de nada. A veces afectan a otras zonas de las manos. Mi hijo (bueno mis hijos, porque automáticamente miré al pequeño que estaba igual) tenían también esas mismas plaquitas en las “almohadillas” de las manos. ¿Lo ves? A veces también aparecen ampollas sobre esas placas rojizas, pero no es lo más frecuente.palmas de piscina manos

Pero yo nunca había oído esto. ¿Es algo nuevo?

No, no es nada nuevo. Probablemente diagnostiquemos pocos casos. Como al niño ni le pica ni le molesta, la mayoría de padres ni siquiera nos consultarán. Curiosamente el mes pasado tuve yo 4 o 5 casos en la consulta que vinieron sólo a consultar por este motivo. Algunos incluso se desplazaron desde la playa al consultorio en Murcia, con el follón que eso supone para la familia. ¿Merece la pena? Si conoces lo que es, ya verás como te puedes ahorrar una visita al pediatra.

¿Cuánto de frecuente es?

Pues su incidencia real es desconocida. Al hacer búsquedas científicas no son muchos los casos descritos. ¿Por poco frecuente? No creo. Debe ser más porque es algo banal. Hay familias que se preocupan más de la cuenta por cualquier cosa de sus hijos. Pero la mayoría de gente no suele consultar.palmas de piscina dudas

¿Necesitamos alguna prueba para confirmar su diagnóstico?

Pues no. Con el aspecto de las lesiones y preguntando si ha habido piscina últimamente lo tendremos claro. Nada de pruebas.

Hay otros problemas de dedos y manos que se parecen, como la pulpitis atópica. Pero los niños que sufren este segundo problema tendrán antecedentes de dermatitis atópica y no suele haber una relación tan clara con la piscina.

Ya tenemos claro qué es. Y ahora, ¿cómo lo tratamos?

Pues no suele necesitar nada. La mayoría de manos mejoran solas estando unos días sin piscina. Si hay mucha inflamación se puede poner una cremita de corticoides suave. Pero vamos, si no le pones nada se va a ir igual.

Nosotros hemos cambiado la playa por la piscina y, en unos días, todo resuelto 😜.cambio palmas de piscina

¿Conoces alguien que le pueda interesar? Quizás le puedas ahorrar una visita “tonta” al pediatra ahora en verano. Pues ale, ale, ¡a compartir! Espero tus comentarios.palmas de piscina pulpejos

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *