¿Bebé lloroso y legañoso? ¿Qué es la obstrucción del conducto lagrimal?

¿Desde las pocas semanas de vida tu bebé tiene un ojo que no le deja de lagrimear y suele tener todas las mañanas la misma legañita? ¿Sabes qué es la obstrucción del conducto lagrimal en los lactantes?

¿Qué camino sigue la lágrima en nuestro ojo?

La lágrima es fundamental para el buen funcionamiento del ojo. Contribuye a que nuestro ojo esté limpio y lubricado.

El aparato lagrimal es el encargado de producir y drenar las lágrimas. Está compuesto por:

  1. La glándula lagrimal, la que secreta las lágrimas. En encuentra en la parte superior y externa de la órbita, por debajo de la ceja. Sus conductos se encargan de llevar la lágrima a la superficie del ojo.
  2. Cuando ya la lágrima ha cumplido su función va por dos agujeritos a los canalículos lagrimales, que desembocar en un saco. Éste saco lagrimal está en la parte interna, pegado a la nariz.
  3. El saco lagrimal desemboca en el conducto nasolagrimal. Este conducto es el encargado de drenar la lágrima a la cavidad nasal.
obstrucción del conducto lagrimal bebés

¿Qué pasa si hay una obstrucción del conducto lagrimal?

La obstrucción del conducto lagrimal, lacrimal o nasolagrimal (como quieras llamarlo) se conoce científicamente como dacrioestenosis. Es una obstrucción congénita, es decir, presente desde el nacimiento.

A poco que sepas de fontanería sabrás qué pasa si un bebé nace con un conducto de drenaje obstruído: la lágrima no tendrá por dónde salir del ojo. Puede haber una verdadera obstrucción por una membrana o simplemente un estrechamiento del mismo. Esta obstrucción puede presentarse en un ojo o en ambos. Hay bebés a los que, al ser un estrechamiento, no se les nota de manera constante pero, en cuanto se acatarran un poco, comienzan con clínica.

¿Cuáles serán esos síntomas de la obstrucción del conducto lagrimal?

Aunque es un problema congénito, podemos tardar varios días en darnos cuenta de que hay algo raro en los ojos de nuestro bebé. ¿Qué nos debe hacer sospechar?

  1. Lagrimeo frecuente (técnicamente se conoce como epífora).
  2. Legaña o secreción amarillenta en el ojo.
  3. Enrojecimiento de la piel de alrededor del ojo.
obstrucción del conducto lagrimal tratamiento

¿Se puede complicar la obstrucción del conducto lagrimal?

Por suerte, no es algo frecuente. Pero sí, los niños con obstrucción del conducto pueden desarrollar una infección en ese saco lagrimal que queda por encima. Se llama dacriocistitis. En este caso, veremos enrojecimiento de la comisura interna del ojo, molestias e hinchazón de la zona de la nariz cercana al ojo.

¿Cómo sabemos si un bebé tiene el conducto lagrimal obstruído?

Habitualmente no solemos necesitar ninguna exploración complementaria, ni analíticas ni radiografías, obviamente. Con lo que nos contáis los papás a los pediatras y la exploración tenemos suficiente. Sólo en casos dudosos, el oftalmólogo puede necesitar confirmar o no la obstrucción, viendo el drenaje con un colorante fluorescente, pero son los menos.

¿Cuál es su tratamiento?

Pues depende de la edad y la afectación del bebé. Diferentes es un bebé pequeñito sin complicaciones a uno de 10 meses. Habitualmente, si no ha habido ninguna complicación, en los chiquitines, desde el momento del diagnóstico, recomendamos 2-3 veces al día masaje en la zona del saco y conducto lagrimal. ¿Cómo? Primero lavado de manos, para una correcta higiene. Después, le pondremos el dedo índice al lado de la nariz del bebé y haremos un masaje firme desde la zona del conducto y el saco hacia el extremo inferior de la nariz.

Si tu bebé se levanta con legañas, haremos lavados con suero fisiológico cuando lo necesite. En caso de que la legaña sea más verdosa y con sospecha de conjuntivitis, deberás pedir cita con tu pediatra tranquilamente para que te indique unas gotas o una pomada de antibiótico para curar la infección. El que tenga conjuntivitis no quita que sigas masajeando a diario.

Si pasados los 6-8 meses, aproximadamente, el bebé sigue con signos de obstrucción, ahí necesitamos la ayuda de un oftalmólogo que tenga manejo con niños. No hay una fecha exacta a partir de la cual haya que derivar al oftalmólogo, es algo aproximado según el protocolo de cada sitio.

obstrucción del conducto lagrimal oftalmólogo

¿Qué tratamiento le hará el oftalmólogo si no mejora?

  • El primer paso sería intentar desobstruir mediante sondaje y comprobación de que el conducto queda permeable. Es algo sencillo para alguien con experiencia y que tarda poco en realizarse.
  • Si lo anterior no funciona, el niño ya es más mayor o la obstrucción es compleja, puede ser necesario tratamiento en quirófano, colocando unos tubos de silicona en el conducto para ensancharlo. Estos tubos se dejan durante un tiempo, para luego extraerlos. Otra opción es dilatar el conducto con un catéter finito que se hincha para ensanchar el conducto. Independientemente de la opción que te indique el oftalmólogo, son procesos que, aunque de corta duración, requieren anestesia.

Y tú, ¿qué experiencia habéis tenido en casa con los ojos de los más pequeños? Espero tus comentarios. ¿Te parece interesante? Comparte, probablemente sea de utilidad para otras familias.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno

Sígueme en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.