Menú infantil, ¿lo mejor que puedes ofrecerle a tus hijos?

Habitualmente mis entradas son informativas, para ayudaros a las familias compartiendo mis conocimientos. Nunca juzgo ni opino. Pero sí que creo interesante, tras unos días de vacaciones y algunos restaurantes recorridos durante ellas, hacer una reflexión sobre el menú infantil cuando salimos a comer con nuestros hijos. Si te resultan provechosas mis reflexiones, te invito a acompañarme. Si no, cierra el enlace.

En casa, la alimentación saludable es FUNDAMENTAL

Desde bien pequeños, a mis hijos (y así intento transmitirles a las familias en la consulta o a los niños cuando hemos ido al colegio a dar educación para la salud) les hemos enseñado la importancia de una alimentación saludable:

  1. La verdura y la fruta como base de la alimentación: Tomamos verdura o ensalada en la comida y en la cena y fruta para desayunar, almorzar, comer, merendar y cenar.
  2. La alimentación debe ser variada, alternando como fuente de proteína la carne, el pescado, los huevos y las legumbres en las comidas y las cenas los distintos días de la semana.
  3. Los cereales (pan, pasta, arroz y los distintos granos) los tomamos fundamentalmente integrales.
  4. En casa no hay lácteos azucarados ni zumos. Bebemos agua, la bebidas gaseosas y azucardas son de consumo realmente excepcional, al igual que los dulces.
  5. En casa comemos todos lo mismo y se come sin pantallas.
flat lay photography of vegetable salad on plate
Photo by Ella Olsson on Pexels.com

¿Somos mejores por hacerlo así? ¿Somos peores? Ni una cosa ni otra, pero sí que creemos muy importante llevar un estilo de vida saludable. Los niños lo han aprendido de pequeños. Lo entienden y para ellos es su normalidad. Hay excepciones no saludables y ellos lo ven así, como situaciones excepcionales.

Si en casa comemos todos igual, ¿por qué al salir a un restaurante los niños deben tener menú infantil?

Otras dudas que me planteo son: ¿A qué edad pasa un niño que come menú infantil a comer lo de los mayores? ¿Cómo va a pedir el niño comer algo que no sea menú infantil si nunca lo ha probado? Son sólo preguntas lanzadas al aire para reflexionar.

Salir a comer a un restaurante es una oportunidad para toda la familia de probar platos nuevos, que los niños también deben disfrutar.

¿Qué lleva habitualmente un menú infantil?

Precisamente, no suelen ser alimentos, que digamos, saludables: Nuggets de pollo o hamburguesa, pasta con tomate frito, pizza, croquetas, varitas de merluza o pechuga rebozadas, patatas fritas con salsas tipo ketchup, bebidas azucadas y de postre helado o lácteo azucarado. Alimentos azucarados, precocinados, fritos y rebozados. La antítesis de una alimentación saludable.

close up photo of hot dog on sandwiches
Photo by Caleb Oquendo on Pexels.com

Seguro que hay algún restaurante que tiene un menú infantil saludable. No lo dudo. Pero, ¿por qué se debe diferenciar la alimentación de los niños de la de los adultos? ¿No debemos comer todos lo mismo, cada uno la cantidad que precise según su apetito?

Bien es cierto, que cuando salimos a comer a un restaurante no comemos tan, tan saludable como en casa. Eso es normal, son días especiales.

Si los mayores pedimos algo de entrantes, una ensalada y un principal de carne, pescado o legumbres. ¿Por qué los niños tienen que tener menú especial?

En nuestro último viaje hemos ido a comer un día a un restaurante de pescado y marisco. En la mesa de al lado una familia reunida, tuvieron que esperar durante más de una hora a que el niño comiese una hamburguesa en el bar de al lado acompañado por su padre porque el pescado no le gustaba. Todos esperando a la mesa hasta que volviesen para que los mayores pudiesen comer. Vale que quizás es poco habitual. Pero, ¿te parece una situación normal y agradable para todos los que estuvieron esperando?

A veces, cuando nosotros salimos a comer, los camareros se sorprenden porque mis hijos coman lo mismo que los mayores, pero en casa eso es lo normal. Piensa que los padres somos el mejor ejemplo de nuestros hijos. Si nos ven comer de todo, antes o después, ellos comerán de todo. Si desde pequeños se acostumbran a comer lo mismo que vosotros, cuando sea mayor, con sus gustos particulares, pero lo seguirán haciendo y disfrutarán con lo que pidáis.

people sitting beside table
Photo by Lee Hnetinka on Pexels.com

Una anécdota, como una de tantas de cuando hemos comido fuera

Teniendo mi hijo mayor 23 meses, estuvimos de viaje en Cantabria. Pedimos un cocido montañés en un sitio al que fuimos a comer. El camarero nos dijo que si queríamos menú infantil para él, unos espaguetis con tomate o una pechuga rebozada. Le dijimos que no, gracias, que comía lo mismo que nosotros y se quedó muy sorprendido. Pues el cocido «cayó» maravillosamente. Como ésa te puedo contar millones de ambos. Ahora ya son más mayores, pero aún así nos siguen preguntando que qué comerán los niños, que disponen de menú infantil. Mis hijos ponen cara de asco y dicen: «¡Menú infantil nooooo!», es como una ofensa para ellos.

Habitualmente al finalizar la comida, nos suelen felicitar los camareros por lo bien que comen y lo variado, sean callos, lentejas, ensalada, carne, verduras, pescado… lo que se te pueda ocurrir. A veces nos dicen de la suerte que tenemos. Yo soy de las que piensa que la suerte no existe, que las cosas hay que trabajárselas. El que siembra, recoge.

Entiendo que la educación sobre la alimentación no la debemos hacer cuando salimos a comer fuera, la tenemos que hacer en casa. Pero, te aseguro que, si ya la has hecho en casa, no te costará nada y no tendréis que elegir menú infantil.

Si la entrada te ha aportado algo positivo, espero tus comentarios. Si te parecen reflexiones tontas también los espero. Todos los comentarios son bienvenidos, pero con educación. ¿Te parece interesante para otras familias? Te agradezco que compartas.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

10 respuestas a «Menú infantil, ¿lo mejor que puedes ofrecerle a tus hijos?»

  1. Te leo con envidia sana, porque comparto exactamente lo que dices, pero… no todos lo conseguimos. Cierto, sin duda, que la suerte se trabaja. Que cada niño es un mundo es algo obvio, que los hay más o menos remilgados y aventureros a descubrir cosas nuevas, y todas sus peculiaridades, lo sabemos. Pero ahí está la capacidad de tener paciencia, de ofrecer alimentos y dejar que el niño los pruebe… o no, y no caer en lo fácil. Ese es el trabajo complicado.
    La suerte está en que el entorno esté de acuerdo. Es tremendamente difícil llevar a cabo ese sistema, si el entorno constantemente ofrece la alternativa fácil.
    Pero vaya, que tienes más razón que una santa, los menús infantiles son en general basura (suerte si encuentras alguno que sea pechuga de pollo de verdad, y un huevo, por ejemplo, al menos es comida de verdad), y están pensados para que el niño/a se calle y deje tranquilos a los adultos. Porque eso es lo que quiere la mayoría de los adultos. La ley de la oferta y demanda se aplica aquí, si nadie pidiera esas cosas, los bares no las ofrecerían.
    El mío, por suerte, es fan del pescado frito, y es fácil encontrarlo en los bares 🙂
    Saludos
    Javi

  2. Ains Mati que gozo me da leerte y seguir vuestros viajes gastronómicos, nosotros con Blanca hacemos lo mismo, come lo que comemos nosotros y es un gustazo salir de bares /restaurantes con ella. Así que seguiremos sembrando, gracias por este post, hay que decir más veces lo de todos comemos lo mismo y no hacer diferencias entre niños y adultos en la mesa ❤️

  3. Buenos días, me parece muy buena tu reflexión. Siempre he pensado que me gustaría que el menú infantil solo hiciese referencia al tamaño y como mucho, que fuese cocinado con menos sal, porque creo que también es importante que ellos tengan su propio plato y no que les demos parte del nuestro, como si fueran sobras. Pero a veces, una ración normal es demasiado para un niño pequeño.
    Lo que no estoy de acuerdo es en lo de que si lo ven en casa… Mi hijo tiene fobia a probar alimentos (ni chuches prueba), es un horror que coma verdura o fruta, de primeras solo quiere pescado y carne, y nosotros comemos de todo, nos pirra la fruta… De sus 6 años de vida llevo 5 y medio trabajando que coma y es realmente duro y estoy segura de que somos más de 1 en nuestra situación.

    1. Hola Sandra.
      Tienes razón, hay niños que son realmente complicados. Ánimo, que el día que menos te lo esperes, llegará y probará cosas inimaginables. Ese día espero que lo compartas, sería una alegría.
      Un saludo.

  4. Enhorabuena compañera. Brillante post. Es muy difícil que el mensaje de la comida saludable cale en las familias. Luchar contra la publicidad de alimentos malsanos es una tarea casi imposible y trabajos como el tuyo hacen que haya alguna posibilidad de éxito.

  5. Totalmente de acuerdo. Yo hago exactamente lo mismo. No entiendo porque debe existir un menú infantil cuando se supone que en casa los niños comen lo mismo que los adultos. Lo entiendo en todo caso como una forma de gastar menos en una ración mas pequeña y adecuada pero ¿es necesario que sea, a costa de la calidad de la nutrición? ¿Tiene siempre que ser macarrones y un frito? ¿Porque no se puede ofrecer lo mismo que al adulto (adaptando lo que sea necesario)?. Solo siendo más los que rechazamos esos menús podremos hacérselo entender a los hosteleros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.