“Mamá, me pica el culete” ¿Lombrices? ¡Horror!

De las frases más temidas en casa, una de ellas es: “Mamá, me pica el culete”. Que a un niño le pique la región anal puede ser debido a muchas causas. Las lombrices es una de ellas. ¿De verdad son más frecuentes en los niños que toman muchas chuches? ¿Cómo las tratamos? Vamos a intentar darle respuestas a estas y otras preguntas de una manera lo más científica posible.

¿Qué son exactamente las lombrices?

Las comúnmente conocidas lombrices son una gusanillos chiquitines, llamados técnicamente oxiuros o Enterobius Vermicularis. Las reconocerás fácilmente. En los márgenes del ano verás una especie de hilitos blancos de coser que se mueven. Una maravilla.oxiuros lombrices

¿Por qué tiene mi hijo lombrices?

Pues no es que tu hijo sea raro. Los oxiuros son la causa más frecuente de infección por gusanillos en EEUU y Europa. Tan, tan frecuente que sólo en EEUU se estima que hay unos 40.000.000 de infectados. ¡Ahí es nada!

Los humanos somos el hospedador natural de los oxiuros. ¿Qué quiere decir esto? Que sólo viven en los humanos. No, ni el perro ni el gato son los culpables. Da igual el nivel socioeconómico: Sí, es probable que las infantas en algún momento hayan tenido. La transmisión es más fácil en los convenientes cercanos, así que cuidado cuando entran en casa.

Los oxiuros son muy, muy frecuentes en niños que van al cole, sobre todo de 5 a 10 años. En los pequeñajos, menores de 2 años, es bastante raro.

¿Cómo circulan estas maravillosas lombrices por el cuerpo de nuestros pequeños?

Todo comienza cuando una “oxiura” embarazada deja un huevo alrededor del culete de tu hijo. Al niño le pica la zona, se rasca y esas uñas sucias se van a la boca.

¿Cómo se contagia al resto de la familia? Si alguien come algo tocado por esas manos sucias, ya tienes una vía. Si papá o mamá no sabe que tienen visitantes y no llevan cuidado al manipular ropa interior, sábanas o toallas, ya tenemos el lío montado. Si no llevas cuidado y tocas superficies contaminadas con huevos, ahí hay otra vía de contagio.

Bueno, pues el niño (o adulto) ingiere el huevo, se libera la larva del parásito en el intestino. Desde que uno ingiere un huevo hasta que una lombriz adulta comienza a poner huevos, pasa más o menos un mes. En este tiempo las lombrices se van desplazando a lo largo de nuestro tubo digestivo. Piensa que cada lombriz adulta es capaz de poner unos ¡10.000 huevos! Traquil@, las personas infectadas no suelen tener muchas lombrices adultas, lo notamos antes. Bueno, pues estas lombrices embarazadas se van al borde del recto a poner los huevos en al piel de la zona, habitualmente de noche. Cuando el niño se rasca, el ciclo se perpetúa.

Aquí te dejo un esquema del Centro de Control de Enfermedades (CDC), más gráfico.ciclo vida enterbius vermicularis lombrices

¿Qué le notarás a tu hijo para saber que tiene lombrices?

En muchos niños no se nota nada. Lo más frecuente es el picor de culete, ¿por qué? La zona se inflama por la presencia de las lombrices y sus huevos en la piel de alrededor del ano. El picor suele ser más frecuente por la noche, así que a veces causa problemas de sueño, con pesadillas o sonambulismo. ¿Recuerdas el último post sobre las vulvovaginitis en las niñas? Pues igual que las lombrices pueden picar en la zona del culete, los gusanillo adultos pueden migrar y que pique también por delante en las niñas. Nada grave, pero bastante molesto.picor culo lombrices

¿Otros síntomas que pueden causar? Pues hay mucha controversia si el dolor de barriga, el que el niño coma menos, no gane peso o esté cansado pueden ser debido a las lombrices. ¿Y el rechinar de dientes? Pues tampoco está muy claro. La justificación podría ser porque el niño está inquieto por el picor anal, hace que esté nervioso y rechine los dientes (técnicamente conocido como bruxismo).

¿Cómo los diagnosticamos?

La primera opción es sencilla. Si ves esos pequeños hilitos blancos moverse ya tienes el diagnóstico. Otra opción es el conocido como test de Graham: Se pega un trozo de papel celo en los márgenes del ano, recién levantado el niño o antes de dormir sin ducha previa, y lo pegas en un cristalito rectangular que te darán. También se puede hacer estudio de parásitos en heces. No siempre resulta rentable para estos bichos, ya que a veces no están en las heces, sino en la piel del culete.test de graham lombrices

¿Cómo las tratamos?

Tenemos muchas opciones. La más frecuente, un antiparasitario llamado mebenzadol. Para toda la familia, una dosis de 100 mg un día y repetir a las 2 semanas. Otros medicamentos como albendazol o pamoato de pirantel también se pueden usar.

Aunque el tratamiento es muy efectivo, las reinfecciones son muy frecuentes. Así que es importante tratar a toda la familia a la vez. Toda la ropa interior, toallas y ropa de cama a la lavadora en agua bien caliente.

¿Más cosas que podemos hacer?

  1. Uñas bien cortas y limpias.
  2. Muchísima higiene, lavado de manos a tope.
  3. ¿Le restringimos las chuches? Muchas veces, si viene la abuela acompañando al niño, en seguida el pobre se lleva la reprimenda correspondiente: “¡Ves!”. Pues yo no he encontrado ningún estudio que relacione el consumo de azúcar con las lombrices (y mira que yo soy antiazúcar ;). Igual es algo que alguien se inventó y la cosa ha pasado de generación en generación (como lo de la vitamina D y el cierre de la fontanela).lombrices comer dulces

¿Y si estás embarazada?

Si estás embarazada sólo es conveniente que te tomes la medicación si te notas molestias. Si no te notas nada, no te tomes nada. En estos casos se prefiere el pamoato al mebendazol o al albendazol. En España no siempre es fácil encontrar este medicamento. ¿Pasa algo si me tomo el mebendazol? Mira este estudio: 192 embarazadas que tuvieron que tomar mebendazol (72% en el primer trimestre), no hubo más malformaciones que en el grupo que no lo tomó. Así que tranquilidad.

¿Interesante? ¿Curioso? ¿Asqueroso? Espero tu opinión. Si te parece interesante, ya sabes, comparte.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *