La leche, ¿ángel o demonio?

La leche es quizás de los alimentos que más polémica crean a su alrededor. Para unos un alimento fundamental que hay que tomar todos los días en cantidad. Para otros un alimento horrible y culpable de muchos de nuestros problemas. ¿Quién tiene razón? ¿Habrá algo de ciencia alrededor de tanta polémica? ¡Veamos!

Una frase que podemos oír entre los detractores de la leche es: “Somos los únicos mamíferos que siguen tomando leche después de finalizar el período de lactancia”.

Es cierto. Una vaca o una cabra (por ejemplo) pasan de tomar leche de la teta de su madre al pasto y no les pasa nada. Entonces, ¿por qué la tomamos los humanos? Bueno, nosotros nos diferenciamos de la vaca y la cabra en algo más que en nuestro diferente consumo de lácteos. La leche es una fuente de proteínas de alto valor biológico, vitaminas y elementos tales como calcio, fósforo o yodo. Pero, ¿es estrictamente necesaria? NO. ¿Te has quedado muert@? Pues NO HAY NINGÚN ALIMENTO IMPRESCINDIBLE.leche mala o buena

Siempre nos han dicho que el calcio es importantísimo para tener los huesos fuertes. ¿Es cierto? ¡Oh sorpresa! Diversos estudios no han demostrado que el mayor consumo de alimentos ricos en calcio prevenga las fracturas óseas. Te remito simplemente a este excelente post del nutricionista Julio Basulto, en el que tienes un gran resumen del tema.

Bueno, pero el calcio es importante para otras tareas del cuerpo. Si no le doy leche a mis hijos, ¿podrían obtenerlo, así como el resto de nutrientes de otros alimentos? Por supuesto que sí, sólo tienen que llevar una alimentación variada y saludable. No voy a ser yo quien te diga que es fácil cambiar el “chip”. Tenemos grabado “a fuego” lo importante que es desayunar un buen vaso de leche. Mira la siguiente tabla. ¿Y si desayunásemos una lata de sardinas en aceite de oliva? Ahí queda la pregunta…contenido calcio en la leche

Primera conclusión, leche bien pero sin obsesionarse. Siguiente pregunta: ¿Cuántos lácteos al día?

Pues no te creas que es fácil encontrar unas recomendaciones claras. Muchas de las recomendaciones tienen detrás a la industria lechera, así que son poco fiables. En general se recomiendan unas dos raciones de lácteos al día (no más de 500 ml).

Ahora vamos a las leyendas negras en torno a la leche.

1º. ¿La leche da mocos o empeora los cuadros respiratorios?

DEFINITIVAMENTE NO. Es una de esas tantas leyendas negras que recurrentemente los padres preguntan en la consulta. Este estudio, al igual que otros, concluye que el consumo de leche no se relaciona con el asma. Éste otro comparó la sensación de mucosidad que tenían personas que consumían leche de vaca y bebida de soja y fue la misma. Sigue “buceando” por artículos científicos y sólo encontrarás más de lo mismo. ¿Quieres saber qué hacer si tu hijo se acatarra mucho? Pues recuerda este post.

Siguiente mito: Relación de la leche con el autismo

Por desgracia, el autismo es un problema actual importante. Cada vez hay más niños. ¿Por qué? ¿Estamos más pendientes y diagnosticamos más? ¿O es que hay algo ambiental que influya en su desarrollo? Pues por desgracia no sabemos la causa exacta del autismo. No la conocemos, es así. Probablemente sea algo multifactorial (influyen muchas cosas a la vez). El caso es que hay múltiples teorías conspiranoicas, las vacunas, la alimentación, los tóxicos ambientales… El caso es que hay revisiones científicas actuales que indican que no hay evidencia suficiente para retirar el gluten o la caseina de la dieta de estos niños, a no ser que sean celíacos o alérgicos a la proteína de la leche de vaca.

¿Otras cosas peculiares que puedes oír en torno a este alimento?

Pues relación con la diabetes, el cáncer, el acné… ¡Tanto se habla sin datos concluyentes! De todo esto hay datos a favor y datos en contra, pero nada demostrado de manera concluyente. ¿Lo mejor? Consúmela con moderación y no la elijas por delante de cosas más sanas como frutas o verduras.

¿Sabes realmente qué “problemas” nos puede dar la leche?

El primero es que los niños toman un exceso de lácteos tremendo, por lo que toman menos de otros alimentos mucho más sanos y recomendables, como fruta de postre, almuerzo o merienda. Otro problema peor aún es que muchos de esos lácteos están superazucarados (yogures de sabores, yogures bebidos, batidos…). ¿Recuerdas el post del azúcar?

El excesivo consumo de leche se asocia a estreñimiento. No se puede decir que sea la causa, pero asociarse sí que se asocia. ¿Por el consumo de lácteos en si? ¿Será por el menor consumo de frutas y verduras? ¿Por el estilo de vida? Pues no está claro.

¿Y la relación entre leche y falta de hierro? ¿Sabes por qué no se les debe dar leche de vaca antes del año a los niños? Pues se ha visto que en niños que la toman por debajo del año tienen pérdidas intestinales aumentadas de sangre y riesgo de falta de hierro. Los niños que a partir del año toman un exceso de lácteos también son grupo de riesgo para tener falta de hierro (volvemos al punto anterior: Estos niños toman un exceso de lácteos y poca fruta, verdura, carne y legumbres).

Leche que sienta mal, dolores de barriga repetidos, diferencias entre intolerancia y alergia, la lactosa (azúcar de la leche) y la proteína… ¡Uff! Demasiado para hoy. Lo siento, próximo capítulo 😉

¿Te ha gustado? ¿Te ha parecido útil? ¡Pues venga! ¡A compartir y a comentar! Te espero.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *