Lácteos azucarados: ¿le aportan algo a tu hijo?

Hace unos días salió “a la palestra” en los medios de comunicación el problema del azúcar en los yogures. ¡Menudo revuelo se formó durante unos días! Pero los yogures no son la única fuente de azúcar que puede que le estés dando a tu hijo sin conocerlo. ¿Sabes si tu hijo toma lácteos con más azúcar de la recomendable? Desgranemos el tema de los lácteos azucarados.

¿Es importante que los niños tomen leche?

¡Claro que es importante! Pero como cualquier otro alimento. Hace ya tiempo que escribí el post “Leche, ¿ángel o demonio?” en el que te explicaba eso. La leche es importante, porque es una buena fuente de calcio y de algunas vitaminas, pero no es el único alimento del que podemos obtenerlas. ¿Hay que tomar leche? Sí, unas dos raciones de lácteos al día nos proporcionarán la cantidad necesaria.

Otra cosa que te debes plantear es: ¿mi hijo debe tomar leche a cualquier precio? Me explico con lo de “a cualquier precio”. Tu hijo debe tomar lácteos, sí, igual que otros alimentos en una dieta variada. Pero no quiero que, porque se tome un vaso de leche por las mañanas, como no le gusta, todos los días acabe tomando un batido de chocolate. ¿Entiendes el concepto?

¿Cuánto azúcar es recomendable que tomen los niños (y los adultos)?

Ya lo hemos hablado en otras ocasiones. Este gráfico probablemente ya lo hayas visto en el post en el que específicamente hablaba del azúcar en productos procesados.lácteos azucarados azúcares ocultos cálculo alimentación saludable

Te recuerdo que la Organización Mundial de la Salud recomienda que el contenido de azúcar de nuestra dieta no supere el 10% del total de las calorías diarias y que si bajásemos a no más de un 5% tendría beneficios adicionales para nuestra salud.

Y esos lácteos azucarados de los que hablo, ¿cuáles son?

Principalmente batidos, yogures y yogures líquidos con “súperdefensas”. Veamos uno a uno:

  1. Batidos: Escogida al azar una de las marcas, podemos mirar su etiqueta. Ten en cuenta que la leche suele tener menos de 5 g de azúcar por cada 100 ml. Mira esta etiqueta: 12.2 g/100 ml. Al leer los ingredientes verás distintos nombres equivalentes al azúcar. Si tienes en cuenta que un brick o un vaso suele llevar 200 ml, saca cuentas. Con un sólo batido de chocolate tu hijo ya estará superando, con creces, la recomendación diaria de azúcar.batido de chocolate lácteos azucarados
  2. Yogures: No. No todos los yogures son iguales. Mi compañero Gabriel Ruíz te lo explica muy bien en este post. ¿Qué yogures se toman “bien” los niños? Los azucarados y los de sabores. ¿Por qué? Aquí tienes una comparativa del azúcar que tienen unos y otros comparados con el yogur natural. Como ves, los de sabores y los azucarados tienen el triple de azúcar que los naturales. Ves que con un único yogur ya estamos rozando el tope diario recomendado. ¿No hay forma de que tu hijo tome yogur natural? Si su sentido del gusto está muy acostumbrado a sabores azucarados, tendrá que deshabituarse poco a poco. A veces no es sencillo, pero se consigue. Puedes combinarlo con fruta, frutos secos (por encima de los 4-5 años siempre por el riesgo de atragantamiento) o especias como la canela.
  3. Yogures líquidos: Al principio del blog ya escribí sobre el tema de los Lactobacillus en los yogures líquidos. Como ya nos contaba Scientia en sus entradas, estos “bichitos” no han demostrado que mejoren las defensas. ¿Y qué tal van de azúcar? Pues tampoco van mal servidos. De la marca por excelencia, su versión “kids”, promocionada como con menos azúcar, sigue llevando más de 10 g por cada 100 ml de botellita. Si miras sus ingredientes: azúcar y glucosa (un equivalente).actimel lácteos azucarados
  4. Otros: Te animo a que leas las etiquetas de natillas, flanes o petit suisses si los toman. Verás que, con poco, nos pasamos del azúcar máximo recomendado.

¿Cuántos lácteos azucarados toman nuestros niños?

Te recomiendo que veas esta charla del cocinero Jamie Oliver en la que intenta concienciarnos sobre temas de alimentación. Si no entiendes muy bien inglés avanza hasta el minuto 12 aproximadamente. Puedes ver de manera gráfica cuánto azúcar toman los niños procedente sólo de lácteos azucarados. Una barbaridad.

¿Pasa algo si un día tu hijo toma unas natillas o un batido? Por supuesto que no. Si tu hijo lleva una alimentación variada y baja en azúcar añadido, si va un día puntual a un sitio y toma un batido de chocolate o una natillas, obviamente, no pasa nada. El problema es que vemos en las consultas como estos lácteos azucarados forman parte diaria del desayuno, almuerzo o merienda de los más pequeños de la casa de manera habitual. Aquí te dejo alternativas más saludables para almuerzos y meriendas.

Come y ofrécele a tus hijos comida de verdad, evita los procesados y azucarados, son los consejos que te doy. Es una inversión a largo plazo, es una inversión en salud.

Y tú, ¿qué opinas sobre los lácteos azucarados? ¿Toman muchos batidos tus hijos? Comenta tu experiencia. Si te parece útil, compártelo. Todavía hay papás que abusan de estos productos, no porque quieran hacerlo mal, sino porque desconocen que no son buenos para sus hijos.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto).

Sígueme en:

Posts relacionados

4 respuesta a “Lácteos azucarados: ¿le aportan algo a tu hijo?”

  1. Muchas gracias por el artículo. Estoy totalmente de acuerdo y este viene a confirmar lo que ya pensaba!
    El problema es que nuestra sociedad está completamente adicta al azúcar y, lo que es peor, la gran mayoria de adultos sigue pensando que no pasa nada si los niños ingieren este alimento a cualquier hora del dia y sin control. A modo de ejemplo: tipico sabado por la mañana en que vamos con nuestro hijo de 3 años a hacer los recados tipicos: super – la cajera le da una chocolatina; frutería- un sugo; panaderia – un mini croissant de chocolate. El niño ya sabe, desde bien pequeño, que esto son “porquerias” y solo se pueden comer en dias de fiesta o el postre del sabado /domingo. De momento, no insiste y lo guarda todo en el bolsillo.
    A los niños es muy fácil controlar. Lo que es una tarea difícil (casi imposible) es controlar a los adultos. Es una lucha constante cuando tienes niños pequeños.
    Compartiré tu artículo y a ver si, poco a poco, vamos convenciendo a mas gente.

    Saludos!

    Ana

    1. Gracias Ana.
      ES cierto que es un problema en general de nuestra sociedad. Además lo importante es establecer buenos hábitos desde bien pequeñitos. Una vez que están instauradas las malas costumbres es dificilísimo volver atrás. Por eso, tanto yo como otros compañeros maravillosos, escribimos y trabajamos para concienciar a las familias.
      Mil gracias por compartir. Un saludo.

  2. Desde el principio el único yogur que le ofrecí a mi hijo era el natural sin azúcar, lo aceptó sin más, y le gustaba, así que no he tenido problema. Luego, al entrar en comedor de guardería y colegio, ha descubierto los de sabores, y lógicamente le gustan, pero por suerte no se ha cerrado a los otros. Sencillamente no los compro y en casa no están, salvo raras excepciones. Y lo mismo con batidos y postres lácteos en general.
    Supongo que he tenido suerte de enterarme a tiempo, que hasta hace poco, yo también tomaba yougures azucarados sin problema.
    Lo que me sigue sorprendiendo es que cada vez que sale una noticia de estas en la tele, se arme “revuelo”. ¿Cuántas veces habrá que repetir lo mismo?

    1. Hola Javier.
      Gracias por tu comentario. Lo sé. hay padres que lo hacéis de maravilla, pero aún queda un importante problema de concienciación en la sociedad en general. Trabajaremos por ello.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.