Impétigo en niños, ¿sabes qué es?

Hace unos días acudió a consulta una niña con su madre. Acudían trasladados de otro centro por el verano. «Doctora, le salieron unas ampollitas y mire cómo lleva el codo. Y su hermano está empezando igual. ¿Qué puede ser?» ¿Qué es el impétigo? ¿Puedes hacer tú algo en casa? ¿Cuándo ir al pediatra? Intentaré solucionarte todas las dudas.

¿Qué es un impétigo?

Con este nombre se conoce a una infección de la piel. De hecho, es la infección de la piel más frecuente en niños de 2 a 5 años.

Hay dos tipos: uno en el que no salen ampollas (supone 2 de cada 3) y otro en el que sí (supone el otro tercio).

El primer tipo se conoce también como impétigo contagioso. Así que podrás imaginarte que, con ese nombre, mucho cuidadito con lo que tocas. Está causado por dos gérmenes: el Staphylococcus Aureus y el Streptococcus Pyogenes (el germen que causa aquellas amigdalitis conocidas comunmente como «placas de pus», recuerda que algunas amigdalitis pueden ser víricas). El segundo tipo, en el que sí aparecen ampollas, se conoce como impétigo ampolloso y está causado solamente por el Staphylococcus Aureus.

¿Qué veremos en un niño que tenga un impétigo?

Lo más característico del impétigo son unas costras que se conocen como melicéricas, es decir, del color de la miel. El impétigo contagioso suele comenzar por unas marchitas o puntitos rojizos sobre una herida, un eccema o picadura que se infecta, aunque también puede aparecer sin lesión previa. Después ya salen las costras melicéricas. En cambio, el impétigo ampolloso comienza por ampollas más grandes y flácidas que van creciendo en tamaño, hasta que se rompen y sale la costra amarillenta.

impétigo en niños tratamiento

¿Zonas que se pueden afectar? Pues prácticamente cualquier zona del cuerpo. Suele comenzar por la cara o los brazos. En ocasiones ocurre alrededor de la nariz cuando los niños se acatarran. ¿Problema? Que si al niño le molesta y se toca la lesión, se autocontagia de unas zonas de piel a otras. Recuerda que uno de ellos se llama impétigo contagioso. El impétigo ampolloso suele ocurrir más en tronco, extremidades y zona de pliegues.

¿Cómo sabemos los pediatras que tu hijo sufre un impétigo?

Habitualmente es bastante característico y con verlo tenemos suficiente. Es raro tener que pedir alguna prueba. En muy, muy contadas ocasiones, si hay dudas y falla el tratamiento antibiótico, es posible mandar a cultivar el líquido de las ampollas.

¿Cuál es su tratamiento?

Al ser una infección por una bacteria, su tratamiento será antibiótico. En función de la extensión, vuestro pediatra os lo indicará o por vía tópica (en crema o pomada) o por vía oral (en jarabe, sobres o comprimidos). Recuerda que si no fuese una infección bacteriana no sería necesario un antibiótico, usémoslos de manera responsable.

Así que ya sabes, si ves una lesión sospechosa, lo mejor es acudir al pediatra a confirmar o no el problema y que te indique el tratamiento adecuado.

antibióticos impétigo uñero en niños amigdalitis peligros del mal uso

¿Pueden aparecer complicaciones?

Lo normal es que no. Suele ser un proceso bastante autolimitado. De hecho, si el niño no se rasca las lesiones, la curación suele ser completa sin quedar cicatrices.

Las complicaciones son posibles, pero bastante raras. Entre ellas encontramos infecciones más graves, como celulitis, sepsis, osteomielitis, inflamación de los ganglios de la zona o complicaciones renales, como la glomerulonefritis. Lo dicho, muy raras, así que tranquilidad.

¿Podemos prevenir?

Bueno. Como en cualquier infección es importante llevar una buena higiene de manos, sobre todo para evitar el autocontagio y que salgan más lesiones o a otros miembros de la familia. Evita que tu hijo se toque picaduras o heridas con las manos sucias. Es importante mantener la piel bien limpia y las uñas cortitas.

Es bueno que cada uno en casa tenga sus toallas, su ropa y sus sábanas para prevenir contagios. Lava las prendas más en contacto con la piel de la persona con impétigo separadas en la lavadora con agua caliente.

En época de catarros, es fundamental el uso de pañuelos desechables y no compartirlos.

Hasta que las lesiones no curen o pasen 48 h desde que hayáis empezado con el tratamiento antibiótico, el niño no debería ir al cole. Más que nada para que no contagie a otros niños.

¿A vosotros os ha visitado alguna vez el impétigo en casa? Espero tus comentarios. Si te ha gustado, comparte, quizás sea de utilidad para otras familias.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

4 respuestas a «Impétigo en niños, ¿sabes qué es?»

  1. Hola. Hace tres años que el impétigo llamó en la puerta de mi casa, y ya llevamos tres años consecutivos que a mis dos hijos les sale el impétigo. La primera vez, como no sabía lo que era, tardé en ir al pediatra, y cuando fui tenían en tantos sitios que se tuvieron que tomar antibiótico oral además de la crema antibiótica, y tardó en curarse. Las otras dos, como ya sabía lo que era, los llevé enseguida al pediatra y con la crema en unos días se curó. La pregunta es, como es que les sale cada año? Es casualidad o les ha quedado latente y cuando les bajan las defensas les sale? Gracias

    1. Hola Mont.
      No, nada de defensas ni una infección mal curada. Los causantes son gérmenes que a veces llevamos en nuestro cuerpo de manera asintomática. Por eso es importante una correcta higiene y más cuando la piel se daña con heridas o picaduras.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.