Golpes en la cabeza, ¿qué hacemos?

El otro día vino a la consulta una mamá con un chico de 11 años. Directamente del colegio, algo alarmada. Se había dado un golpe con un poste de la portería. «¿Le has dado ibuprofeno o algo para el dolor?» «No, nos hemos venido directamente a la consulta a que lo veas» ¿Crees que es necesario salir siempre corriendo al centro de salud o a urgencias ante todos los golpes en la cabeza?

¿Por qué son peligrosos los golpes en la cabeza?

La palabra técnica con la que los conocemos es traumatismo craneoencefálico. ¿Por qué este nombre? Porque el daño en estos traumatismos puede afectar a la superficie externa (el cráneo) o al encéfalo, un órgano delicado y fundamental. De ahí el miedo que solemos tener ante cualquier golpe en la cabeza, el miedo a la posibilidad de un daño cerebral.

¿Son frecuentes los golpes en la cabeza?

La respuesta es obvia: sí, son tremendamente frecuentes. Yo recuerdo la etapa en la que mis hijos comenzaron a andar, parece que tenían un imán, todos los golpes iban al mismo sitio.

golpes en la cabeza en niños signos de alarma

¿Causas de golpes en la cabeza? Lo más frecuente caídas accidentales: cuidado con dejarlos un segundo solos en el cambiador, el día que menos lo esperas aprende a voltearse y cuando te das cuenta ya está en el suelo. Otra causa de traumatismo craneoencefálico, los accidentes de tráfico, por eso es muy importante no olvidar el sistema de retención infantil NUNCA. Tampoco olvides el casco cuando tu hijo comience a montar en bici o patín. ¿Tacatá para que comience a andar antes? ¡NUNCA! Por suerte, causas más desagradables como los malos tratos son situaciones muy poco frecuentes.

Los traumatismos craneoencefálicos se pueden clasificar en leves, moderados y graves. La mayoría de traumatismos craneoencefálicos son leves y sin consecuencias, sí. ¿Problema? No podemos despistarnos, los traumatismos graves existen.

¿Por qué los pequeñines de menos de un año son una población de mayor riesgo?

El principal que hay un mayor riesgo de lesiones cerebrales. A esto añádele que no hablan, así que no nos podrán contar porqué lloran o cómo ha ocurrido. También son niños de riesgo aquellos con problemas de coagulación, como los hemofílicos, o si el niño ha sido operado de algún problema de la cabeza. Quizás en todos estos niños siempre sería recomendables que fuesen revisados por un médico.

tetanalgesia dolor llanto analítica

¿Qué síntomas nos pueden alarmar de que hay algo más importante detrás de ese golpe?

  1. Vómitos persistentes.
  2. Pérdida de conocimiento.
  3. Somnolencia.
  4. Visión borrosa.
  5. Dolor de cabeza intenso, que va a más o que no se pasa con la analgesia habitual.
  6. Irritabilidad.
  7. Pérdida de memoria sobre qué paso antes o después del golpe.
  8. Si notas cosas raras en tu hijo, como habla, movimientos o marcha raros o si tiene problemas de coordinación.
  9. Hematoma alrededor de los ojos (se conoce como en ojos de mapache) o de tamaño muy grande. También si al tocar la superficie del cráneo, se hunde la zona de hueso.
  10. Salida de sangre o líquido claro por nariz u oídos.
  11. Si las pupilas no son del mismo tamaño o no responden con normalidad a la luz.

Ante cualquiera de estos síntomas debes buscar asistencia médica, ya sea en tu centro de salud o en el servicio de urgencias, ya que sospecharemos que puede haber alguna lesión importante. Todo esto lo tienes también recogido en esta hoja informativa para padres de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas.

¿Qué hacer si tu hijo ha sufrido un golpe en la cabeza?

Por suerte, la mayoría de veces no le veremos más que un chichón. Un hematoma más o menos aparatoso, pero no pasará de ahí. Un poquito de hielo y listo. ¿Cuántas veces has visto que tras un niño que se da un golpe salen de diferentes bolsos varios sticks de arnica? ¿Valen para algo? Aquí te dejo la respuesta.

¿Algún rasguño o herida? Repasa en esta entrada anterior qué hacer. Recuerda que es importante tener un botiquín adecuado en casa.

quemaduras en niños primeros auxilios

Si tu hijo está perfecto, responde con normalidad a lo que le preguntas y vuelve a jugar, tranquilidad. Si el golpe no ha sido desde una gran altura ni es un bebé pequeño, igual no hay que salir corriendo. Lo importante es vigilarlo, sobre todo en las siguientes 24 horas. ¿Es su hora de dormir? Déjale dormir, despiértalo al menos un par de veces a lo largo de la noche para ver que esté bien. No tengas miedo, aplicando un poco el sentido común y estos signos de alarma que te he indicado sabrás cuándo preocuparte y cuándo no.

¿Te ha resultado de ayuda esta entrada para los próximos golpes en la cabeza de los peques de la casa? Espero tus comentarios. Si ha sido así, igual puede serlo también para otras familias. ¿Compartes?

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

2 respuesta a “Golpes en la cabeza, ¿qué hacemos?”

  1. Totalmente de acuerdo con lo de no dejar a los niños en el sofá solos. A mi se me cayó así al menos una vez. Efectivamente, no hacen la croqueta hasta ese día en que le dejas solo unos 2 segundos. Parece que están ahí, esperando tu microdespiste, y entonces, ¡zas! se da la vuelta y se pega el tortazo. Y todos lo sabemos, que no hay que dejarlos jamás sin vigilancia, pero no sé, yo creo que al final es condición humana.
    A mi dijeron varias veces que si se da un golpe no hay que dejar que se duerman en ese momento, y como suele ocurrir, nunca me dieron una explicación. Como si fuera a entrar en coma y lo pudieras evitar simplemente manteniéndole despierto…

    1. Hola Javier.
      Sí, con los niños el cuidado nunca está de más. Una cosa es que el niño esté somnoliento de manera llamativa y otra cosa es que sea su hora de dormirse la siesta y estñe normal, con que lo vigiles será suficiente.
      Un saludo y gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.