Fracturas en niños. ¿Son tan de goma como dicen?

Dicen que los niños son de goma, pero no siempre es así. Es cierto que suelen tener millones de caídas a lo largo de su infancia y tienen pocas lesiones graves, por suerte. Pero los niños también tienen fracturas. Algunas como las de los adultos y otras propias de la infancia y con sus particularidades, ya que los huesos de los niños están en crecimiento. ¿Qué debes saber como padre o madre sobre las fracturas en niños?

¿Qué es una fractura y por qué hay fracturas exclusivas de los niños?

Una fractura es una rotura de un hueso, parcial o completa, habitualmente debida a un golpe. Fíjate si son frecuentes que, en menores de 16 años, el 42% de los niños y el 27% de las niñas han sufrido, al menos, una fractura. ¿Por qué ocurren? Te dejo esta entrada de mi compañero el traumatólogo Juan José López.

¿Dónde ocurren más frecuentemente? Un 45% ocurren en el radio, en segunda posición ocurren las fracturas de húmero, después van las de tibia en frecuencia, luego las de clavícula y fémur.

Dentro de esas fracturas características de los niños están las epifisiolisis, que son fracturas en las que se afectan los cartílagos de crecimiento o fisis. Y representan más del 20% de las lesiones. Luego veremos algunas de sus peculiaridades. Otras fracturas características de la infancia son la fracturas en rodete, la incurvación traumática o las fracturas en “tallo verde”, entre otras.

fractura en niños extremidad distal de radio

¿Cómo sospechamos que nuestro hijo ha tenido una fractura?

Tras un golpe, el niño puede estar algo molesto y con dolor, pero eso no quiere decir definitivamente que vaya a tener algo roto. ¿En qué más debemos fijarnos? Cuando el niño ha sufrido una fractura, suele tener el miembro en una postura en la que no le duela y evita moverlo. Es típico que, en caso de que sea en el antebrazo, se quede con el brazo recogidito sobre el cuerpo y sin moverlo. A veces, al mirar la zona del golpe, veremos como la zona está deformada o inflamada, a veces con hematoma.

Obviamente las familias no sois médicos. Pero si tu hijo se ha dado un golpe, tiene algo de dolor, pero con una dosis de ibuprofeno se le pasa, no tiene la zona inflamada y la puede mover bien, no suele ser nada importante. En caso contrario, ya sabes, consulta con vuestro pediatra.

¿Qué hará tu pediatra o el médico que vea a tu hijo si sospecha una fractura en niños?

El método para diagnósticar las fracturas en niños y en adultos siempre suele ser, tras una correcta exploración e historia clínica para saber cómo ha ocurrido, realizar una radiografía. Si, por el contrario, lo que se sospecha es un esguince y la exploración es compatible con eso, no será necesario hacer ninguna radiografía «para quedarnos tranquilos».

fractura en niños cuándo hacer radiografía
Photo by cottonbro on Pexels.com

¿Hay que hacer radiografía de control tras el tiempo que tu hijo vaya inmovilizado? Dependerá de la fractura, a veces sí y a veces no. No te preocupes, el traumatólogo que lo vea en urgencias os lo dejará todo magníficamente explicado.

En este punto quiero hacer un inciso para que entiendas qué es una epifisiolisis

La epifisiolisis es una fractura de la fisis o cartílago de crecimiento, por eso sólo la veremos en niños (los huesos de los adultos no tienen zonas de crecimiento). Ese cartílago es una zona más vulnerable que, ante un traumatismo, puede romperse. Existe una clasificación de los distintos tipos de epifisiolisis, que se llama de Salter y Harris. La epifisiolisis es una fractura que la gente (no médicos) considera poco importante «porque la radiografía es normal», pero no es así. En una epifisiolisis grado I, en la que sólo se lesiona ese cartílago de crecimiento, no vamos a ver nada en la radiografía porque el simple hecho de que el cartílago no se ve en la radiografía (lo que no quiere decir que no esté lesionado). Pero, ojo, la lesión ocurre en una zona de cartílago por donde crece ese hueso y, si no cura bien, pueden quedar secuelas. ¿Qué secuelas? Frenado en el crecimiento de ese miembro, con acortamiento o deformidades, así que no es una fractura «menor» ni ninguna tontería.

fracturas en niños epifisiolisis salter y Harris

¿Cuál es el tratamiento de las fracturas en niños?

Si un niño sufre una fractura sencilla, deberemos inmovilizarla durante algunas semanas para que no haya movimiento y que suelde. Cuando las fracturas en niños se inmovilizan se hace con férulas. La férula es lo que se conoce popularmente como una «media escayola» sobre la que se pone un vendaje. La extremidad inmovilizada se debe mantener en alto.

Dicen que los niños son de goma, pero no siempre es así. Es cierto que suelen tener millones de caídas a lo largo de su infancia y tienen pocas lesiones graves, por suerte. Pero los niños también tienen fracturas. Algunas como las de los adultos y otras propias de la infancia y con sus particularidades, ya que los huesos de los niños están en crecimiento. ¿Qué debes saber como padre o madre sobre las fracturas en niños?

¿Qué debes vigilar? Si aumenta el dolor, si hay adormecimiento de los dedos o cambio de coloración de éstos a azulados o pálidos. Entonces, consulta con vuestro pediatra. Son señales de que la extremidad se ha inflamado y no tiene espacio suficiente dentro del yeso. Puede que sea necesario cambiar o recolocar la férula. También debes vigilar si la férula se afloja o tu hijo (en un alarde de normalidad) la rompe.

Hay fracturas en las que el fragmento roto se desplaza, por lo que el traumatólogo tendrá que reducir ese desplazamiento antes de inmovilizar la zona. Si continuamos aumentando en gravedad, por suerte mucho menos frecuentes, hay fracturas en niños más graves que necesitan cirugía, para poner agujas o clavos que ayuden a su correcta curación.

Los primeros días el niño estará molesto y necesitará medicación para el dolor. Como suele haber inflamación de la zona, el ibuprofeno será mucho más útil que el paracetamol por su efecto antiinflamatorio.

¿Necesitan las fracturas en niños rehabilitación?

En la mayoría de ocasiones no necesitan fisioterapia como tal. Tras la mayoría de fracturas los niños recuperan bien la movilidad sólo haciendo su vida y sus movimientos habituales. Te dejo aquí algunas recomendaciones y ejercicios del blog de traumatología Mi Nieta Cojea sobre fracturas de muñeca y antebrazo y de fracturas de codo. Si el traumatólogo que sigue a tu hijo decide que necesita específicamente fisioterapia, os lo indicará.

¿Tu hijo se ha roto algún hueso? Espero tus comentarios. Si te ha parecido útil, comparte la entrada. Puede ser de utilidad para otras familias.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:
¿El post te ha resultado útil? ¡Ayúdame y puntúalo!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Posts relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.