Estreñimiento en niños, ¿cómo podemos ayudarles?

Hace unos meses, una lectora conocida me comentó: “Desde que D ha entrado al cole está fatal, le cuesta mucho más que antes hacer caca, ¿qué podemos hacer? Tienes que escribir algo sobre el estreñimiento”. Pues ahora me he acordado de ellos. Ahí vamos.

¿Qué es el estreñimiento?

El estreñimiento no es una enfermedad en sí, sino un síntoma. ¿Qué notaremos? El niño hace poca caca, la defecación es dolorosa, las heces son grandes y duras y necesita mucho esfuerzo para defecar. Puede que el niño tenga dolor abdominal asociado al estreñimiento. Otra cosa que podemos ver también es lo contrario de lo que esperaríamos: Al niño se le escapa caca líquida. ¿Cómo puede ser? Pues porque está tan “atascado” de caca que se le escapan deposiciones líquidas “por rebosamiento”.

Según la duración podemos clasificarlo. ¿Menos de 4 semanas? Estreñimiento agudo. ¿Más de 4 semanas? Crónico.

¿Cuánto de frecuente es?

El estreñimiento es muy frecuente. Afecta hasta a un 30% de los niños y supone un 3-5% de las consultas que tenemos los pediatras.

Es más frecuente en los preescolares. No parece haber diferencias entre niños y niñas.

El problema que tenemos es que muchas veces los padres lo consideran algo “normal”, pensando que va a mejorar con la edad. “Será como su tía, que también es estreñida”. ¡Error! Estamos perdiendo una oportunidad de tratamiento precoz. Si lo dejamos, lo único que hacemos es “sumar puntos” para posibles complicaciones: fisura anal o encopresis.

¿Cuándo es más probable que un niño se estriña?

Puede ocurrir en cualquier momento, pero los tres más probables son:

  1. Introducción de la comida sólida. ¿Por qué? En este momento el niño suele tomar menos líquidos y menos fibra. ¿Cuánta fibra deben tomar los niños? Paciencia… Un poco más adelante lo vemos. ¿Cómo se la damos? Con fruta, verdura, legumbres y cereales integrales. Sencillo. ¿Y en el paso de la lactancia materna o la fórmula a la leche de vaca? Pues es cierto que vemos que esto pasa en algunos niños, aunque la ciencia no ha demostrado asociación alguna, ni se ha establecido el mecanismo por el que se produciría.
  2. El momento de abandonar el pañal.  Cuidado con el momento que elijas para la retirada del pañal, debe estar preparado, sino vienen los problemas. ¿Por qué? Pues tenemos varios motivos posibles: Que use un wc de tamaño adulto sin sitio donde apoyar los pies, a veces los niños tienen miedo a hacer caca, que el niño no “responda” a esa necesidad de defecar, que se haya hecho daño al defecar o tenga una fisura. ¡Ya tenemos el lío montado! Le duele y retiene, así  que no avisa al cerebro para poner en marcha el mecanismo de relajación del esfínter. Se necesita más presión y más volumen para activarse, inhibiendo la “llamada” y provocando mayor retención… “Un pescadilla que se muerde la cola”. A estos súmale un escaso consumo de fibra y un exceso de lácteos, bomba perfecta. 
  3. La entrada al colegio. Niños reticentes a usar el baño del cole, cambio en los horarios habituales del niño para defecar, que no pasan por casa a mediodía con las extraescolares de la tarde o que estén entretenidos con otras cosas son otros motivos por los que los niños pueden estreñirse. Pregúntale a la vuelta del cole si ha hecho caca, promueve las rutinas, dale su tiempo después de desayunar o de comer.

¿Cómo lo diagnosticamos los médicos?

A mí me gusta enseñarle a padres y niños la escala de Bristol. Lo que a algunos padres les parece normal no lo es. Es visual y con dibujos pueden identificar exactamente cómo son sus heces.estreñimiento escala de Bristol

¿Necesitamos hacer alguna analítica? ¿Alguna radiografía? A priori no. A no ser que haya algún signo en la exploración o en la historia que nos indique que puede haber detrás alguna otra enfermedad que justifique el estreñimiento. Debemos sospechar algo más sobre todo en estreñimientos muy recurrentes, niños con estreñimiento prácticamente desde los primeros días de vida o en bebés que tardan mucho en expulsar el meconio.

¿Cómo tratamos a un niño estreñido?

Si es un episodio de estreñimiento agudo, con mínimo dolor y sin sangrado ni fisura anal suele ser suficiente con cambios dietéticos. Revisamos cuánta fibra toma y una buena hidratación, que son claves.

Si ya la cosa se complica (hay un comportamiento extraño en tu hijo o dolor a la hora de defecar, sangrado rectal o fisura), consulta con vuestro pediatra. Os indicará cuál es el tratamiento adecuado.

¿Valen para algo los clásicos supositorios de glicerina? Pues éstos o la estimulación rectal se puede usar de manera muy puntual cuando las cacas están acumuladas en el recto (final del intestino). Si el “atasco” es importante no valen para mucho. No se deben repetir frecuentemente. Además la glicerina puede irritar la zona. Yo no te los recomiendo como solución.estreñimiento supositorios

¿Y unos microenemas que he visto en la farmacia muy naturales? Lo natural… ¡ay lo natural! Pues de eso tengo muchas ganas de hablar. Pero necesito un post a parte. Lo prometo para próximamente.

¿Episodios recurrentes de estreñimiento? A parte de ponerle el tratamiento adecuado y optimizar el consumo de fibra, también habrá que buscar precipitantes. ¿Como cuáles? Dolor al defecar por una fisura, miedo a usar el baño “de mayores”, que el niño no quiera usar el baño del cole, poco tiempo para ir al baño, abandono prematuro del tratamiento… Sino solucionamos estas situaciones que lo causan, no solucionaremos el problema. ¿Seguimos sin mejoría una vez solucionado todo esto? Quizás será el momento de buscar algo más.

¿Y que cómo solucionamos cuando hay un problema conductual?

  1. Intentaremos enseñarle buenos hábitos: Sentarlo en el WC (con o sin adaptador según lo que el niño prefiera) o en el orinal. Los niños son pequeños, pero no tontos, lo entienden todo a la perfección. Intenta que se siente siempre a la misma hora y después de las comidas, sin prisas.
  2. A veces van con prisas por irse a jugar. ¿Qué tal un cuento? Igual así aguanta más de un segundo sentado apretando.
  3. Enséñale a sentarse correctamente. Si los pies están apoyados en el suelo o podrá hacer fuerza mejor con los músculos abdominales.
  4. Trabaja con sistema de recompensas. Premiar el esfuerzo y cuando la cosa vaya bien. Nada de castigos.
  5. Volviendo a los cuentos. Los niños comprenden mejor las cosas a través de cuentos. Hay millones… Sólo tienes que encontrar el que le vaya bien a tu hijo. A mí éste me gusta mucho, nos fue muy bien 😉estreñimiento cuentos

¿Qué dieta debemos recomendar a un niño estreñido?

Pues la que debería tomar cualquier niño. Por desgracia, actualmente no es la más común.

¿Cuánta fibra deben tomar los niños? Para la prevención del estreñimiento se recomienda la edad del niño + 5-10 gramos al día. Más no ha demostrado ningún beneficio. Cuidado con el consumo excesivo de fibra en niños con posturas retentivas, pueden aumentar el riesgo de impactación de las heces. ¿Cómo le damos la fibra al niño? Fruta y verdura (¿conoces la campaña “5 al día”? Pues es lo mínimo recomendado), cereales integrales y legumbres a tope.estreñimiento fibra

¿Qué hay del consumo excesivo de leche? Pues el principal problema es que sacia al niño y disminuye el consumo de cosas más importantes: agua, fruta y verdura principalmente.

¿Podemos prevenir?

¡Claro que podemos! Vamos a anticiparnos con una dieta adecuada, buenos hábitos y entrenamiento con relación al aseo. Un poco lo que hemos visto antes. Cada niño necesita su tiempo. Cuidado con quitar el pañal demasiado pronto.

¿Te ha sido útil? ¿Tu niño es estreñido? Me gustaría conocer tu experiencia. Si te parece interesante, compártelo, hay muchos niños estreñidos por el mundo.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto).

Sígueme en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *