Costra láctea en el bebé: descubre qué hacer

¿Tu niño tiene unas costras amarillentas en la cabeza que no sabes qué son? Descubre qué es la costra láctea y qué hacer con ella en los niños.

¿Qué es exactamente la costra láctea?

La costra láctea problema inflamatorio de la piel. Es una forma de manifestarse la dermatitis seborrica en el cuero cabelludo de los bebés.

¿Cómo puedes saber si tu hijo tiene costra láctea?

En la costra láctea verás placas blancuzcas o amarillentas en el cuero cabelludo de tu bebé, verás como costras amarillentas, de ahí su nombre. Esas placas parecen grasientas, de ahí el nombre dermatitis seborreica, ya que seborrea viene de grasa.

Ni la costra láctea ni la dermatitis seborreica suelen ser dolorosas ni provocar picor, en todo caso algo molesta. Las familias soléis consultar más por el aspecto estético de la costra láctea.

Los pediatras solemos diagnosticarla sólo con lo que vemos. No es necesario ningún tipo de prueba para confirmar que se trata de este proceso.

¿De qué otras formas puede manifestarse la dermatitis seborreica en los bebés?

La costra láctea puede manifestarse desde las 2 semanas de vida hasta el año de edad en los bebés. Pero esto no quiere decir que a los 12 meses ya desaparezca la posibilidad de que tu hijo presente una dermatitis seborreica más adelante. En los adolescentes o niños mayores también se puede manifestar, al igual que en los adultos, pero la forma de presentarse en el cuero cabelludo, por ejemplo, será diferente, en forma de caspa.

La dermatitis seborreica de los bebés también puede presentarse en la zona de la cara o en la zona del pañal (cuidado, no confundir con una dermatitis del pañal). ¿Cómo lo veremos en otras zonas del cuerpo? Además de esas placas grasientas, podemos ver pliegues rojos y húmedos, por ejemplo, en la zona del cuello.

¿A qué se deben exactamente estos problemas?

La causa exacta no la conocemos. Parece deberse a una combinación de factores: Una producción excesiva de la grasa propia de la piel y de los folículos pilosos sumado a la existencia de un hongo que se encuentra en la piel.

Tranquilos, no es ninguna enfermedad contagiosa, no se debe a una falta de higiene ni es peligrosa.

¿Cómo se trata la costra láctea?

Como te he dicho, la costra láctea suele importar más por motivo estético. Se suele ir sola con el paso del tiempo, aunque suelen pasar meses.

¿Prefieres tratarlo para intentar acortar el tiempo que tu bebé está con esas costras? Mira lo que puedes hacer:

  1. Lávale el pelo al bebé con su champú habitual. También puedes preguntar en la farmacia, ya que existen champús específicos.
  2. Con cepillo o un peine, que no le hagas daño, puedes ayudarte para descostrarlo poco a poco cada día.
  3. Si las escamas están muy pegadas, aplica un poco de aceite o vaselina. Déjalo un rato actuar y luego haz la misma operación para quitar las costras. Estos productos te facilitarán la labor. Luego ya continuas con su lavado de pelo y cuidados de la piel normales.

No pienses que el tratamiento de la costra láctea es algo de un día. Tardarás semanas o meses hasta que le desaparezca.

No era el tema específicamente de esta entrada, pero si tu bebé tiene dermatitis seborreica en otras zonas o en un niño mayor con una dermatitis seborreica con caspa, consulta con tu médico, te indicará el tratamiento que tienes que aplicar. No uses cremas para los hongos o corticoides sin indicación médica. Ya sabes, ante cualquier duda, consulta con tu pediatra, es quien mejor conoce a tu hijo.

¿Qué experiencia tenéis con la costra láctea en casa? Espero tus comentarios. ¿Te ha parecido útil la entrada? Comparte con otras familias, puede que a ellos también les resulte de utilidad en estos momentos.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

2 respuestas a «Costra láctea en el bebé: descubre qué hacer»

  1. Hola! Gracias por el post. Muy interesante. Justo tengo una bebe de 9 meses que tiene un poco de costra láctea. Me gustaría saber qué tipo de aceite debo aplicar. ¡Muchas gracias!

    Un saludo,

    Ana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.