¿Tu hijo come poco o realmente es un comedor selectivo?

Hace ya unas semanas hablamos de los niños que comen poco. Hay distintos tipos. Pero todos ellos tiene un denominador común: preocupan y desesperan a sus padres. Tan agobiante es un niño que come poco, como cansado el que come cuatro alimentos contados. ¿Tu hijo es de los segundos? Se llama comedor selectivo. Vamos a ver algunas claves que te pueden ayudar.

¿Qué es un comedor selectivo?

Ya lo hemos visto arriba y su propio nombre nos lo indica. Es un niño que no come de todo, sino sólo lo que le gusta. Es realmente un martirio para la familia. El niño come poco de lo que no le gusta. De lo que le gusta come sin problemas. ¿Qué alimentos suelen rechazar estos niños? Por desgracia, los más saludables.niño comedor selectivo

La mayoría de niños selectivos el único problema que tienen es que la comida es una lucha diaria con ellos. Pregúntate: ¿Es realmente tu hijo un comedor selectivo? Recapacita. Hay niños que en casa comen cuatro cosas contadas, pero que en el comedor o cuando van a casa de alguien comen de todo. Plantéate qué está pasando ahí.

Donde hay que tener ojo es en los niños demasiado, demasiado selectivos, que además no tienen un desarrollo normal. En estos casos, consultad con vuestro pediatra. Quizás haya algo más que loexplique todo.

¿Hay algo que justifique el que tu niño coma así de mal?

Nada orgánico justifica este comportamiento. Es sólo un mal hábito adquirido.

Todo suele comenzar en el primer año de vida. ¿Recuerdas cuando comenzasteis con la alimentación complementaria? Acuérdate de la introducción de la fruta. Muchos niños rechazan de primeras la papilla de frutas. ¿Qué es más fácil seguir probando a darle fruta o cambiárselo por un yogur de sabores con toda su azúcar? Ahí quizás tuviste tu primer error.

Muchos, muchísimos niños rechazan la fruta y la verdura. ¿Por qué? Mi compañero Gabi Ruíz nos lo cuenta aquí. Pero para mí hay dos motivos fundamentales:

  1. Si tú no comes fruta ni verdura, ¿cómo quieres que tu hijo coma?comedor selectivo opciones
  2. Volvamos a la introducción de la alimentación complementaria. ¿Qué os pasaba con la fruta? ¿Eras de las convencidas a que se la tomase a cualquier precio? Probablemente te costase una pelea cada día y lo forzases. Eso debió ser una experiencia negativa para tu hijo. Te entiendo. Intentamos hacer las cosas lo mejor posible, pero no siempre es fácil ser madre/padre.

Intentemos ahora ponerle solución.

¿Tiene algún riesgo el que tu niño sea un comedor selectivo?

A los padres siempre os preocupa la anemia, el riesgo que tenga algún déficit nutricional. ¿Y a los pediatras? A mí lo que me preocupa es el riesgo de obesidad en unos añitos. ¿Por qué? Porque los niños que no comen de todo, ¿qué suelen comer? Lo que les suele gustar son los alimentos poco saludables e hipercalóricos. ¿Conoces algún comedor selectivo al que sólo le guste la fruta y la verdura? Yo aún ninguno. El problema es que los padres se agobian (lo entiendo) y porque coma algo le dejan que coma lo que sea. El niño debe de comer sí, pero no a cualquier precio.

Te cuento una historia de la consulta: El otro día vino a revisión un niño con obesidad. Al preguntarle qué comía, la madre dijo que absolutamente todo tenía que comerlo con ketchup. ¿Por qué? Cuando era más prequeño, era delgadito y no comía de nada. Y ellos, para que comiera, le comenzaron a poner ketchup a todo, ¡hasta a las lentejas! Si no, no comía. ¿Lo ves bien? Recuerda: “No a cualquier precio”.comedor selectivo cocinar

¿Qué puedes hacer si tu hijo es comedor selectivo?

Primero de todo, como siempre, paciencia y nada de disgustos. Plantéatelo como una carrera de fondo, una inversión a largo plazo. No lo vas a conseguir ni en una semana ni en un mes. Cambia el chip. ¿Cuál es tu objetivo? ¿Quieres que coma? No. Realmente tú no quieres que tu hijo coma, lo que quieres es que tu hijo coma variado, que no sea un drama el día que no tocan macarrones con tomate. Para deshacer esas conductas mal aprendidas se necesita tiempo, mucho tiempo.

Mis consejos que he ido aprendiendo a lo largo de estos años:

  1. Desdramatiza la hora de la comida. Si no come no pasa nada. En el primer mundo nadie se muere de hambre. La hora de comer no puede ser una guerra. Te entiendo, es más fácil decirlo que hacerlo. Pero tranquilidad ante todo.
  2. Aquí casi siempre está la clave: SÉ EJEMPLO. Si vosotros no coméis fruta, verdura, pescado o legumbres. ¿Cómo va a hacerlo tu hijo?
  3. ¿Qué tal si te ayuda tu hijo a preparar los platos? ¿Y si los hacéis en un formato atractivo? ¿Por qué quieren en muchas ocasiones los alimentos no saludables? Porque están asociados a sus personajes favoritos. Mira qué plátanos minions más graciosos y llamativos van algunos días al cole de almuerzo.comedor selectivo trucos
  4. La hora de comer es la hora de comer. Y la comida es la misma para todos. Nada de un plato para cada uno. ¿Le gusta más? Pues que coma más. ¿No le gusta? Pues no pasa nada. No nos enfadamos, pero tampoco se cambia por otra cosa. Alimentos saludables ante todo.
  5. Si va a probar un alimento nuevo, poco a poco. Pequeñas cantidades. ¿No le gusta a la primera? Es normal. Hay que probar los alimentos muuuuchas veces hasta que uno se acostumbra a sabores nuevos?
  6. Ni le alabes ni le critiques. Se lo come, genial. No, no pasa nada.
  7. No premies con alimentos si se come lo que le toca.
  8. Nada de pantallas a la hora de comer. No es recomendable.
  9. ¿Vitaminas para las ganas de comer? Yo intento explicárselo a las familias. No son recomendables. Pero es que, además,  no han descubierto aún ningún medicamento que abra las ganas de comer fruta, verdura y lentejas de manera selectiva. Esto es así.

¿Tienes tú consejos que podamos aprender los demás? Te animo a comentarlo. Si crees que puede ser de utilidad para alguien, comparte por favor.comedor selectivo fruta para hacer baby-led weaning con un bebé

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

10 opiniones en “¿Tu hijo come poco o realmente es un comedor selectivo?”

  1. Mi hija desde hace un año. Al cumplir los tres o hacerse hermana mayor. Quizás un poco antes ,empezó a ser selectiva. Hasta entonces había comido de absolutamente todo y bien. Empezó a comer con blw. Comía tomate hasta crudo como fruta. Guisantes era su plato preferido. Prefería melocotón que cualquier gominola…
    Qué debo hacer ahora? Le han hecho análisis de sangre y está bien. Y crecer crece. Y no. No le doy cualquier cosa con tal de que coma. Lo que hay para comer es lo que hay. Y no come galletas ni demás.

    1. Buenos días Itxaso.
      Lo único que puedo decirte es paciencia y ánimo.
      Lo normal es que vuelva a lo que fue manteniendo una actitud firme y cariñosa. Lo que hay de comer debe ser saludable y no cambiarlo por nada, como estás haciendo. Plantéatelo como una carrera de fondo y créete que lo importante es que coma saludable, no cantidad.
      Como ya es mayorcito, intenta involucrarlo en la compra y el cocinado. A ver qué tal va.
      Un saludo.

  2. Y cuando la selección se refiere a las texturas… ¿Qué hacemos?. Mi hijo come realmente de todo, su comida favorita es el pescado (masticando, obviamente) pero las verduras y la fruta tiene que ser puré, porque le da “asco” cocida, asada y al vapor. Por ser ejemplo no es, yo como mucha verdura y fruta y odio los purés. Ah, tiene tres años y le pasa desde los dos años aproximadamente. Gracias

    1. Hola Sandra.
      Que no decaiga el ánimo, lo primero. No es sencillo, pero hay que ser constante y no desistir. Ve ofreciéndole cada cierto tiempo a ver si se va familiarizando con las texturas, si vosotros sois ejemplo, al final lo conseguirás. Lo importante es que coma fruta y verdura, ya poco a poco se irá tomando trozos. Piensa que hay adultos que la verdura sólo se la comen en crema o puré.
      Yo siempre recomiendo los mismos libros: “Mi hijo no me come” de Carlos González y “Se me hace bola” de julio Basulto.
      Un saludo.

  3. Creo que también es interesante que reflexionemos un poco sobre nosotros mismos y nuestro comportamiento con la comida. Cuántas veces nos enfadamos con los niños porque: “esto siempre te lo has comido, ¿por qué ahora no?”
    ¿Nos hemos parado a pensar en cosas que nos comíamos hace un tiempo y ahora no las queremos? Porque a mi me pasa, no llevo toda la vida de adulto comiendo exactamente lo mismo. Voy cambiando, hay temporadas que me apetece algo, otras no… ¡Cómo no va a cambiar de actitud un niño de X años!
    Y además, relativizar la importancia de lo que come. Creo que es MUCHO más importante lo que no come (vamos, que no coma basura), que el hecho de que coma “sanísimo”. Brócoli+galletas+piruleta es mucho peor que pollo+patata, sin duda ninguna. Y esto lo digo siendo una persona que se preocupa mucho de lo que come su hijo, que conste.

    Estoy muy de acuerdo en general con los consejos finales, aunque por mi experiencia propia de cuando niño, el 4 lo cambiaría. Creo que hay que ser más flexible si algo no le gusta al niño. Yo, de crío, no soportaba las alubias. Durante un tiempo, mi madre lo intentó, y se montaba el lío. Y creo que sabiamente, al final cedió, y me hacía algo distinto. Esto pasaba solo con las alubias. Asunto resuelto, yo tan feliz, ella mucho más tranquila, y hoy día me pirran las alubias. Obviamente, si esto pasa con todos y cada uno de los platos que preparamos, pues es otra historia. Pero un punto de flexibilidad, siempre puede ser bueno.

    Saludos
    Javi

    1. Hola Javi.
      Obviamente siempre hay que ser flexible. Entre que un niño coma alubias, que lentejas o garbanzos me da igual. Lo que se puede hacer es que el día que toque legumbres sea algo que en genral guste en casa. Yo misma, durante mi adolescencia, no me comía el tomate en ensalada, aunque sí en gazpacho o cocinado, ningún problema con el resto de las hortalizas. Manías que coge una. Ahora lo devoro. Lo importante es la calidad y la variedad, no tanto la cantidad, como siempre decimos.
      Un saludo.

  4. Creo que seremos la excepción que confirma la regla, por que mi peque tiene 20meses y es muy selectivo .
    Comenzamos la alimentación complementaria siempre respetando si tenia hambre, jamás a sido forzado ni premiado con alimentos superfluos, libre de papillas con lo cual a tocado y probado todo tipo de alimentos y diferentes texturas, sin pantallas y comiendo siempre con nosotros la misma comida…
    En nuestro caso que le ofrezco a diario fruta y verdura, que me ve comerla y aún así no lo come, a que puede ser debido???
    El solamente come carne (pollo), pasta, guisantes, espinacas, champiñones,arroz y lacteos (yogur natural y quesos).

    1. Hola Raquel.
      No te alarmes. Es ir trabajándolo poco a poco. Lo estáis haciendo maravillosamente, dale tiempo. Esto requiere muuucho trabajo y paciencia. Toma guisantes, espinacas, champiñones. Poco a poco irán más alimentos.
      Uno de mis hijos no quería fruta de pequeño y a base de vernos a nosotros y a su hermano y ofrecerle a diario, tras años ahora hasta repite ?.
      Un saludo.

  5. Articulo muy interesante.

    Mi hijo tiene 8 años y siempre ha sido un comedor selectivo, exactamente no le gusta la comida muy elaborada ni con muchos ingredientes y hay muchas cosas que nunca ha probado. Por ejemplo arroz se lo come blanco, sin más, en cuanto lleve 1 solo tropezón. Verdura come todo lo que quieras echarle en un puré, que no lo vea y la fruta sin problemas.
    Es tan selectivo que tampoco come chuches y muchas de ellas no las ha probado nunca. En casa comemos de todo, incluso más fruta y verdura que la media nacional, (estimación personal).
    A pesar de que creo que está bien alimentado porque come de todas las familias de alimentos y de salud fenomenal, es desesperante, y no solo en casa esto trasciende a otros ámbitos como el comedor escolar o las comidas familiares.
    En fin, difícil solución y una carrera de fondo con muchos obstáculos.
    Gracias !!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.