Colecho, ¿peligroso? ¿beneficioso? ¿Por qué?

Un padre viene a la consulta por otro motivo. Al final, no recuerdo muy bien porqué, sale el tema de que practican colecho con el niño. “¡Si las abuelas se enterasen…!” comenta. ¿Por qué tiene tan mala prensa? ¿Es peligroso? ¿Tiene algún beneficio? Veamos si hay algún estudio que hable de ello, ya que es un tema controvertido.

Lo primero que debemos preguntarnos: ¿Qué es el colecho?

Colecho significa nada más y nada menos que compartir el lecho, dormir juntos padres e hijos en la cama familiar.

Hay dos formas de hacer colecho:

  1. Meter al niño en la cama de los padres.cama de colecho
  2. Existen cunas especiales que se acoplan a un lado de la cama de los padres.

Como decía el padre que vino a mi consulta, la mayoría de las veces esta práctica es muy criticada. Bueno, en general cualquier cosa que hagas con la crianza de tus hijos debes asumir que va a ser criticada… Los padres que practican colecho son tratados como herejes. Fíjate que ellos lo llevaban como una práctica escondida. Cuando me lo contaba parece que se estaba confesando.

Vamos primero a la parte “fea” del colecho: los riesgos. ¿Es peligroso?

Desde hace muchos, muchos años hay mucha controversia en la relación entre colecho y síndrome de muerte súbita del lactancte (SMSL). Mira este estudio de hace algunos años, del 2012: Hicieron un metaanálisis con 11 estudios. A pesar de que las tasas de SMSL eran bajas, el riesgo era 2.89 veces mayor (IC 95% 1.99-4.18) en niños que dormían en la cama de sus padres con respecto a los que no. El riesgo aumentaba mucho más en niños menores de 12 semanas y en niños cuyos padres fumaban.  El riesgo también era mayor en caso de que el colecho se produjera en una superficie blanda como el sofá, más que en la cama. No había aumento de riesgo cuando se usan dispositivos para compartir la cama como las cunas de colecho.

Este otro trabajo posterior no encontró un aumento significativo de riesgo de SMSL asociado al colecho si los padres no tomaban alcohol, tabaco o si no se practicaba en un sofá.

¿Entonces? Pues ahí está la controversia. Antes el colecho sí que aumentaba el riesgo de SMSL y ahora, bien hecho, no. Pero,  ¿cuántos SMSL vemos en España? Pues se estima que 0.15-0.23 por cada 1000 niños nacidos vivos, aunque estas cifras son muy diferentes de unas comunidades a otras.

Ahora vamos a ir a todos los beneficios que tiene. No parece que sea tan horrible, ¿no? ¿No sería más normal asesorar bien a las familias?

¿Tiene beneficios el colecho para la lactancia materna?

Mira este otro estudio que relacionó el colechar al menos una hora a la semana y la duración de la lactancia materna. Súmale que un 70% de las madres que colecharon frecuentemente tenían intención ya desde el embarazo de lactar a sus hijos (frente a un 57% del grupo que no colechaban). Como resultado obtuvieron que había más mujeres que seguían con lactancia materna a los 6 meses entre las que colechaban (p<0.0001). ¿Conclusión? Pues que las mujeres más motivadas para lactar son las que suelen colechar. Ya que hay una relación compleja entre el colecho y el SMSL (ya que hay muchos factores implicados) es importante guiar correctamente a estas madres para que minimicen el riesgo. Beneficio nº1: El colecho se relaciona con una mayor duración de la lactancia materna.

¿Hay alguna diferencia en el sueño de los niños y los papás que colechan con los que no lo hacen?

Si tienes preguntas sobre el tema te recomiendo que leas libros como “Bésame mucho” de Carlos González o “Dormir sin lágrimas” de Rosa Jové. Verás que dormir con tu hijo no es más que otra opción, como quien elige mandarlo a una habitación separada desde el primer día. Cada uno cuando cierra la puerta de su casa puede hacer (“con un poco de cabeza”) lo que quiera.

Algunos padres preguntan en la consulta: “¿Es normal que esté durmiendo genial en brazos y en cuanto lo pongo en la cuna se despierta?”. Los bebés tienen un sueño tremendamente frágil (te vuelvo a recomendar “Dormir sin lágrimas” que explica la “arquitectura” del sueño normal de un bebé) y necesitan mucho contacto. Si se despiertan y estás justo a su lado, a tu hijo le va a costar menos volver a dormirse que si lo coges ya atacado de los nervios sin parar de llorar.

Los niños que duermen con sus padres tienen un sueño mejor, ya que se sincronizan con sus padres, sus despertares son más cortitos, se sienten más seguros por la cercanía a ellos y se alimentan más fácil porque tienen el pecho cerca. Si el niño duerme mejor, es lógico pensar que sus padres también, ¿no?

¿Hay beneficios a otros niveles para el niño y sus padres?

Cuando un bebé está cerca de sus padres regula mejor la temperatura, los niveles hormonales y se estabiliza ritmo cardíaco y respiración.

¿Qué conclusiones sacamos de todo esto?

Pues te copio directamente lo que dicen mis compañeros de Previnfad, que me parece muy sensato: “No realizar colecho si el padre o la madre son fumadores, han consumido alcohol o medicamentos ansiolíticos, antidepresivos o hipnóticos y en situaciones de cansancio extremo. Tampoco se debe hacer colecho en sofás o sillones o en cualquier otro sitio que no sea la cama. Corresponde a los padres la decisión última sobre la práctica del colecho. Y a los profesionales de la salud, en base a la evidencia disponible, asesorar a los padres sobre prácticas seguras que eviten situaciones de riesgo conocidas”.

Entonces, ¿qué hago?

Si quieres dormir con tu hijo, hazlo, difrútalo, pero con precauciones. Yo no soy quién para opinar sobre lo que tú haces en mi casa. Si me preguntas, te explicaré lo que dice la ciencia. Pero serás tú quien decida.

¿Se acostumbrará? ¡Menuda tontería! Estamos como con lo de dormir a los niños en brazos. Yo les digo a los padres que con 18 años ya no lo pedirán. Dejemos que cada uno haga lo que quiera sin criticar a los demás por su manera de criar.

Te dejo una imagen para que te rías un poco:

colecho posiciones kamasutra

¿Qué te ha parecido el post?  ¿Cuál es tu experiencia? ¡Compártela!

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *