¡No por favor! ¡En casa piojos no!

Este fin de semana pasado hemos tenido de todo. Domingo por la tarde, después de varios días de fiebre y diarrea del pequeño, el mayor comenzó a rascarse la cabeza. Sí, sí, mi cara era la de terror del whatsapp. Me armé de la liendrera y… ¡Sí! En esa pequeña cabeza había liendres, pocas pero allí estaban Sigue leyendo

Heridas, ¿sabes qué hacer?

Cuando comencé a plantearme iniciar mi aventura blogera, lo hice con la intención de escribir artículos/consejos para empoderar a los padres en el cuidado de sus hijos e intentar que puedas ir haciéndote “autosuficiente” en pequeñas cosas. De repente me doy cuenta que a mi consulta o a la de la enfermera vienen niños traídos por sus papás con heridas “tontas” tras caídas en el cole. Algo está fallando Sigue leyendo