Baby-led weaning. Capítulo 1: ¿Moda u opción consolidada?

baby-led weaning riesgos

La revisión de los 6 meses para mí es clave. Es una revisión en la que suelo explicar la alimentación complementaria. En los últimos años, cada vez me encuentro con más padres que ya han investigado por internet. Padres que vienen con una idea preformada sobre cómo quieren iniciar esta nueva etapa. Padres que preguntan específicamente por el método de alimentación baby-led weaning. ¿Moda que está surgiendo en los últimos años o una buena opción que se consolida? ¿Hay algún estudio sobre el tema? Veamos.

¿Qué es el baby-led weaning?

La traducción literal me gusta entre poco y nada. Significa “destete guiado por el bebé”. Si recuerdas el post sobre la alimentación complementaria, la alimentación es eso, C-O-M-P-L-E-M-E-N-T-A-R-I-A a la lactancia. Hay otra acepción que me parece más adecuada, que es la de alimentación guiada o autorregulada por el bebé.

¿Qué es exactamente esta alimentación guiada por el bebé? Según mi compañero @PepePediatre no es nada más misterioso que “comer a cachos” 🙂 (¡más razón que un santo tiene!). Sí, las típicas papillas o purés “pasan a mejor vida” y el niño come de la misma manera que sus padres. Ojo, que yo soy mayor y de vez en cuando tomo cremas de verduras. No hay que ser extremista.azúcares ocultos alimentación complementaria sandía incorporar a trabajar baby-led weaning

De hecho hay quien critica el método baby-led weaning (o BLW). ¿Podría ocasionar carencias nutricionales para el bebé? En este punto aparece otro método de alimentación, el método BLISS o Baby Led Introduction to SolidS (introducción de sólidos guiada por el bebé). Este método se crea en un intento de mejorar el método anterior. La técnica BLISS indica que, en cada comida, debe haber un aporte suficiente de energía, un alimento rico en hierro y una verdura o una fruta. Carencias evitadas.

Actualmente tenemos un choque entre lo que perciben y quieren las familias y la formación del personal sanitario, muchas veces deficitario o en contra de este método. Nuestra misión: Actualizarnos y formarnos.

¿Qué ventajas tiene la alimentación autorregulada por el bebé?

Olvidémonos si baby-led weaning o BLISS. Ya hemos visto que lo segundo corrige los fallos de lo primero. Ventajas de comer directamente en trocitos:

  1. El niño toma sólidos desde el principio, así que no te encontrarás con el problema de que con 5 años todavía esté con los purés y no mastique.
  2. ¿Cómo afronta el bebé el acto de comer? ¿Influyen estos métodos en el aprendizaje que hace? Los estudios demuestran que los niños alimentados de esta manera responden mejor a su sensación de saciedad que a que haya comida. Es decir, el bebé no come porque haya comida en la mesa, sino porque tiene hambre. El niño se autorregula. También parece que los estos niños tienen menos ansiedad y agitación por la comida.
  3. Y la obesidad y el sobrepeso, ¿tendrán menos? Pues los estudios no lo han demostrado. Entre niños alimentados con baby-led weaning y alimentación tradicional no hubo diferencias estadísticamente significativas en el índice de masa corporal.  ¿Son necesarios más estudios o quizás esta forma diferente de alimentar no influya en el peso a largo plazo, sino que lo más importante sea lo que se come en casa?. Mi opinión es que tiene más importancia lo segundo.
  4. El baby-led weaning/BLISS se asocia a mayores tasas de lactancia materna. ¿Por qué? Se ha visto que probablemente forme parte de una filosofía de crianza. El bebé va tomando distintos alimentos y mientras mantiene la lactancia materna a demanda. Obviamente también se puede alimentar de esta manera a niños con fórmula, de hecho yo tengo varias familias en la consulta que funcionan maravillosamente.baby-led weaning lactancia materna

¿Tiene algún riesgo esta forma de alimentar?

  1. El riego más temido, el del atragantamiento. Existe, por minimísimo que sea. ¿Qué hacemos entonces? Saber que no dar y tener mil ojos. Vamos, hacerlo con cabeza. Sien embargo, te enlazo este estudio que concluye que no encontraron un aumento significativo de atragantamientos en bebés alimentados con el método beby-led weaning. En el siguiente capítulo veremos qué no debes darle al bebé, ya que no todo vale. Bien hecho no debe haber problema, pero es importantísimo hacerlo con cuidado y tener mil ojos en el niño. De todas maneras, toma nota de qué hay que hacer en caso de atragantamiento.
  2. Déficits nutricionales. Estudios que valoran niños alimentados con baby-led weaning concluyen que no hay diferencias en la ingesta energética. Sin embargo, los bebés del grupo BLW tomaron significativamente más grasas totales y saturadas, menos hierro, zinc y vitamina B12. De ahí que apareciese el método BLISS. Aquí un estudio sobre alimentación autorregulada por el niño: Dando alimentos ricos en hierro en cada toma, no encontraron déficit de hierro en ninguno de los grupos.

¿Se puede aplicar el método baby-led weaning a cualquier niño?

Casi, casi a cualquiera, pero no a todos. Veamos qué requisitos debe cumplir el niño:

  1. Una correcta organización familiar. Igual te suena raro. Yo la única anemia que he tenido en un niño alimentado con este método fue en una familia que viajaban mucho por trabajo. La niña iba con ellos a todas partes, comían de aquella manera cuando y lo que podían según el trabajo… Que no quede como crítica a esa familia, a la que le tengo mucho cariño. Pero para decantarse por este tipo de alimentación recordemos lo importante que es un poco de organización, alimentos con suficiente energía y hierro, así como algo de fruta y verdura.
  2. Un correcto desarrollo psicomotor. Al menos el niño debe ser capaz de sentarse de manera estable y manipular bien. Además, el reflejo de extrusión debe haber desaparecido. Este reflejo es el que hace a los bebés echar la comida fuera de la boca. Es normal en los más pequeñitos y suele desaparecer entre los 4-6 meses. Evitemos riesgos innecesarios en niños que no están preparados. baby-led weaning beneficios

Mi experiencia:

En “propias carnes” ninguna. Cuando mis hijos comenzaron con la alimentación complementaria todo esto no era conocido. Además, durante nuestra formación como pediatras nadie nos enseña nutrición. Yo lo he ido aprendiendo leyendo mucho a lo largo de los años.

Ahora, también lo digo, con lo que ahora sé y tras la experiencia infame con los purés de mi segundo hijo, si tuviese un tercero, puede que se probase de esta manera.

Como no quiero hacerme muy pesada, te emplazo a la semana que viene. Capítulo 2: Ya sé en qué consiste. Pero, ¿cómo lo hago de manera segura? Te espero.

¿Te ha parecido interesante? ¿Qué opinas del método? ¿Cuál es tu experiencia? Espero tus comentarios. Si te ha gustado, compártelo.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).