Baby-led weaning. Capítulo 1: ¿Moda u opción consolidada?

baby-led weaning riesgos

La revisión de los 6 meses para mí es clave. Es una revisión en la que suelo explicar la alimentación complementaria. En los últimos años, cada vez me encuentro con más padres que ya han investigado por internet. Padres que vienen con una idea preformada sobre cómo quieren iniciar esta nueva etapa. Padres que preguntan específicamente por el método de alimentación baby-led weaning. ¿Moda que está surgiendo en los últimos años o una buena opción que se consolida? ¿Hay algún estudio sobre el tema? Veamos.

¿Qué es el baby-led weaning?

La traducción literal me gusta entre poco y nada. Significa “destete guiado por el bebé”. Si recuerdas el post sobre la alimentación complementaria, la alimentación es eso, C-O-M-P-L-E-M-E-N-T-A-R-I-A a la lactancia. Hay otra acepción que me parece más adecuada, que es la de alimentación guiada o autorregulada por el bebé.

¿Qué es exactamente esta alimentación guiada por el bebé? Según mi compañero @PepePediatre no es nada más misterioso que “comer a cachos” 🙂 (¡más razón que un santo tiene!). Sí, las típicas papillas o purés “pasan a mejor vida” y el niño come de la misma manera que sus padres. Ojo, que yo soy mayor y de vez en cuando tomo cremas de verduras. No hay que ser extremista.azúcares ocultos alimentación complementaria sandía incorporar a trabajar baby-led weaning

De hecho hay quien critica el método baby-led weaning (o BLW). ¿Podría ocasionar carencias nutricionales para el bebé? En este punto aparece otro método de alimentación, el método BLISS o Baby Led Introduction to SolidS (introducción de sólidos guiada por el bebé). Este método se crea en un intento de mejorar el método anterior. La técnica BLISS indica que, en cada comida, debe haber un aporte suficiente de energía, un alimento rico en hierro y una verdura o una fruta. Carencias evitadas.

Actualmente tenemos un choque entre lo que perciben y quieren las familias y la formación del personal sanitario, muchas veces deficitario o en contra de este método. Nuestra misión: Actualizarnos y formarnos.

¿Qué ventajas tiene la alimentación autorregulada por el bebé?

Olvidémonos si baby-led weaning o BLISS. Ya hemos visto que lo segundo corrige los fallos de lo primero. Ventajas de comer directamente en trocitos:

  1. El niño toma sólidos desde el principio, así que no te encontrarás con el problema de que con 5 años todavía esté con los purés y no mastique.
  2. ¿Cómo afronta el bebé el acto de comer? ¿Influyen estos métodos en el aprendizaje que hace? Los estudios demuestran que los niños alimentados de esta manera responden mejor a su sensación de saciedad que a que haya comida. Es decir, el bebé no come porque haya comida en la mesa, sino porque tiene hambre. El niño se autorregula. También parece que los estos niños tienen menos ansiedad y agitación por la comida.
  3. Y la obesidad y el sobrepeso, ¿tendrán menos? Pues los estudios no lo han demostrado. Entre niños alimentados con baby-led weaning y alimentación tradicional no hubo diferencias estadísticamente significativas en el índice de masa corporal.  ¿Son necesarios más estudios o quizás esta forma diferente de alimentar no influya en el peso a largo plazo, sino que lo más importante sea lo que se come en casa?. Mi opinión es que tiene más importancia lo segundo.
  4. El baby-led weaning/BLISS se asocia a mayores tasas de lactancia materna. ¿Por qué? Se ha visto que probablemente forme parte de una filosofía de crianza. El bebé va tomando distintos alimentos y mientras mantiene la lactancia materna a demanda. Obviamente también se puede alimentar de esta manera a niños con fórmula, de hecho yo tengo varias familias en la consulta que funcionan maravillosamente.baby-led weaning lactancia materna

¿Tiene algún riesgo esta forma de alimentar?

  1. El riego más temido, el del atragantamiento. Existe, por minimísimo que sea. ¿Qué hacemos entonces? Saber que no dar y tener mil ojos. Vamos, hacerlo con cabeza. Sien embargo, te enlazo este estudio que concluye que no encontraron un aumento significativo de atragantamientos en bebés alimentados con el método beby-led weaning. En el siguiente capítulo veremos qué no debes darle al bebé, ya que no todo vale. Bien hecho no debe haber problema, pero es importantísimo hacerlo con cuidado y tener mil ojos en el niño. De todas maneras, toma nota de qué hay que hacer en caso de atragantamiento.
  2. Déficits nutricionales. Estudios que valoran niños alimentados con baby-led weaning concluyen que no hay diferencias en la ingesta energética. Sin embargo, los bebés del grupo BLW tomaron significativamente más grasas totales y saturadas, menos hierro, zinc y vitamina B12. De ahí que apareciese el método BLISS. Aquí un estudio sobre alimentación autorregulada por el niño: Dando alimentos ricos en hierro en cada toma, no encontraron déficit de hierro en ninguno de los grupos.

¿Se puede aplicar el método baby-led weaning a cualquier niño?

Casi, casi a cualquiera, pero no a todos. Veamos qué requisitos debe cumplir el niño:

  1. Una correcta organización familiar. Igual te suena raro. Yo la única anemia que he tenido en un niño alimentado con este método fue en una familia que viajaban mucho por trabajo. La niña iba con ellos a todas partes, comían de aquella manera cuando y lo que podían según el trabajo… Que no quede como crítica a esa familia, a la que le tengo mucho cariño. Pero para decantarse por este tipo de alimentación recordemos lo importante que es un poco de organización, alimentos con suficiente energía y hierro, así como algo de fruta y verdura.
  2. Un correcto desarrollo psicomotor. Al menos el niño debe ser capaz de sentarse de manera estable y manipular bien. Además, el reflejo de extrusión debe haber desaparecido. Este reflejo es el que hace a los bebés echar la comida fuera de la boca. Es normal en los más pequeñitos y suele desaparecer entre los 4-6 meses. Evitemos riesgos innecesarios en niños que no están preparados. baby-led weaning beneficios

Mi experiencia:

En “propias carnes” ninguna. Cuando mis hijos comenzaron con la alimentación complementaria todo esto no era conocido. Además, durante nuestra formación como pediatras nadie nos enseña nutrición. Yo lo he ido aprendiendo leyendo mucho a lo largo de los años.

Ahora, también lo digo, con lo que ahora sé y tras la experiencia infame con los purés de mi segundo hijo, si tuviese un tercero, puede que se probase de esta manera.

Como no quiero hacerme muy pesada, te emplazo a la semana que viene. Capítulo 2: Ya sé en qué consiste. Pero, ¿cómo lo hago de manera segura? Te espero.

¿Te ha parecido interesante? ¿Qué opinas del método? ¿Cuál es tu experiencia? Espero tus comentarios. Si te ha gustado, compártelo.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

A mi hijo le han salido ganglios, ¿me tengo que preocupar?

niños y ganglios. ¿Cuándo preocuparnos?

Un motivo de consulta bastante frecuente son los ganglios. Padres que vienen muy alarmados porque a sus hijos le ha salido un (o varios) bultito en el cuello. ¿Qué son? ¿Por qué se inflaman? ¿Hay que hacer algo? ¿Cuándo debemos preocuparnos? Vamos a intentar dar respuesta a todas estas preguntas en las siguientes líneas.

¿Qué es técnicamente un ganglio?

Los ganglios (o ganglios linfáticos) también se conocen como nódulos linfáticos. Son pequeñas estructuras que forman parte del sistema linfático. Los ganglios se agrupan en lo que se conoce como cadenas ganglionares. Y entre ellos se conectan por vasos linfáticos. Tenemos ganglios por muchas partes del cuerpo, pero donde más es en ingles, axilas y cuello. Aquí te dejo una imagen del conocido atlas de anatomía Netter, donde ves todas esas bolitas amarillas, los ganglios.ganglios linfáticos netter

Como su propio nombre indica, su misión es filtrar la linfa. Además tienen una función inmunológica o defensiva, allí se produce el contacto entre sustancia que vienen de los microorganismos con los linfocitos (células de defensa), así se desarrolla la respuesta ante una infección. Como en los ganglios se drena la linfa, esta sustancia circulará por el cuerpo y diseminará la respuesta inmune por todo el cuerpo.

¿Y las adenopatías?

Las adenopatías son ganglios inflamados. A veces menos inflamados y no dolorosos y otras veces mucho más inflamados, con la piel roja y dolorosos.

Puede ser que al hacerle una caricia el niño porque el cuello o al lavarlo, le notes una lentejilla cuando son pequeñitas. En otros casos puede haber una inflamación importante, con dolor de la zona y asociar fiebre.

Como ya hemos visto, hay ganglios en muchas partes del cuerpo. Pero hay sitios donde NO es normal que hayan adenopatías: la zona de encima de la clavícula, en la zona del codo y en el hueco de detrás de la rodilla. Ahí sí que hay que ponerse en alerta.ganglios signos de alarma

Pero, ¿por qué se inflaman estas pequeñas estructuras?

Los motivos son múltiples. Lo más frecuente es que sea una reacción a una infección de una zona próxima. Las adenopatías más frecuentes son las que aparecen en el cuello. ¿Por qué? Piensa, catarros, faringitis u otitis son infecciones tremendamente frecuentes en los niños, así que los ganglios que se inflamarán más frecuentemente serán los del cuello.

¿Otras infecciones que dan aumento de tamaño de los ganglios? Infecciones como la mononucleosis infecciosa. Otras infecciones menos frecuentes, como la infección por citomegalovirus y toxoplasma, dan un cuadro similar. Si seguimos avanzando a cosas menos frecuentes, la tuberculosis también puede manifestarse como adenopatías. Ahora, no pienses que si tu hijo tiene un ganglio pequeñito en el cuello va a ser por este motivo, no es lo habitual.

Lo que siempre genera mucha alarma a los padres son las enfermedades graves: leucemia y linfoma. Pasar puede pasar, obviamente. Pero quiero mandarte un doble mensaje de tranquilidad: Primero porque son enfermedades que se presentan así de manera muy poco habitual, segundo porque las características de estas adenopatías son diferentes. Son ganglios duros, si los intentas desplazar no se mueven fácilmente (están adheridos), suelen aparecer en zonas poco habituales y además puedes notarle al niño otros síntomas o que aparezcan cosas en la exploración que tu pediatra sabrá detectar.

Vale, ¿y ahora qué hacemos si a tu hijo se le han inflamado los ganglios?

Si es un ganglio (o ganglios) chiquitín, alrededor del cuello, que al tocarlo se mueve fácil, no le duele, la piel de alrededor no está roja ni caliente, tranquilidad ante todo. En esos casos es raro que sea nada de importancia. Piensa, seguro que está algo acatarrado o ha pasado por cualquier proceso infeccioso. Como digo siempre, si tienes dudas, consulta con vuestro pediatra, es quien mejor conoce a tu hij@.

¿Le damos alguna medicina?

Pues si es algo más grandecito o le duele un poco, si no veo ningún signo para alarmarme, suelo recomendar a los papás que den un antiinflamatorio durante unos días, el ibuprofeno, sino nada. Lo normal es que haya sido un cuadro viral y en unas semanas nos hayamos olvidado del tema.

Ahora vamos a la otra posibilidad: Te presento a mi hijo esta Navidad. ¿Paperas? No. Un ganglio bastante grande (> 2 cm), doloroso y con fiebre, ya la cosa no apunta a vírica, sino más bien bacteriana. ganglios adenopatía

Al pobre le tuvimos que dar antibiótico durante unos días, además de su antiinflamatorio. A estos niños los controlamos en unas 2-3 semanas a ver cómo van. Si se ha resuelto todos tan contentos. En contadas ocasiones sospechamos un absceso de la zona y lo tiene que valorar el cirujano, por si necesita vaciar el pus.

¿Y si no se soluciona? ¿Qué pruebas tenemos que hacer?

Si con el tratamiento los ganglios siguen sin disminuir tendremos que indagar un poco más. Solicitaremos una analítica (no por quedarnos tranquilos, sino porque estará indicada) y una ecografía si podemos, ya que no supone radiación. En función de los resultados y la evolución del niño, decidiremos, en función de qué estemos sospechando, si necesitamos pedir otras pruebas como radiografía, cultivos o Mantoux. A veces incluso hay que pinchar el ganglio para anatomía patológica, pero son los menos casos.ganglios hacer analítica

¿Qué es lo que más suele preocuparnos a los padres? ¿Que sea algo malo? Te repito: Es poco frecuente, los ganglios no serán chiquititos y blanditos, sino duros y adheridos. CONFÍA EN TU PEDIATRA. En la exploración o en la historia que le contéis, si hay algo raro lo detectará.

¿Interesante? Seguro que tu hijo ha tenido un ganglio alguna vez en la vida. Es tremendamente frecuente. Si te parece interesante y que puede ser de utilidad para alguien, compártelo.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).