¿Amigdalitis significa lo mismo que placas de pus?

Una vez que comienza el curso escolar, comienzan las infecciones varias. ¿Cuántos niños veré a la semana con fiebre y dolor de garganta? ¿Siempre que a un niño le duele la garganta y tiene fiebre son las conocidas como “placas de pus”? ¿Qué tipo de amigdalitis podemos encontrarnos? ¿Siempre es necesario antibiótico? Vamos a intentar ir dándole respuestas a éstas y otras preguntas a lo largo de esta nueva entrada.

¿Qué es una amigdalitis?

“-itis” es un sufijo médico que significa inflamación. Así que amigdalitis significa única y exclusivamente inflamación de las amígdalas o anginas. En ocasiones las amígdalas no son lo único que se puede inflamar. Suele haber también inflamación de la faringe, así que, en muchas ocasiones técnicamente será una faringoamigdalitis. Esa inflamación se puede deber a múltiples causas. ¿Las más frecuentes en los niños? Las infecciones, sin duda.

Muchos padres vienen a la consulta porque le han mirado la garganta a su hijo con la linterna del móvil y le han visto “puntos” en las amígdalas. ¿Qué significan?

Pues realmente, por sí solos, esos puntos no significan mucho. Fíjate que, incluso después de estudiar 6 años de carrera y otros tantos de especialidad, a veces los médicos no lo tenemos claro al 100%. “Puntos” en la garganta y fiebre no son sinónimos de antibióticos. ¿Por qué? ¿Qué tipos de amigdalitis tenemos?

Las primeras, y mucho más frecuentes, son las amigdalitis víricas. En este tipo de amigdalitis puede haber exudados (esos “puntos”) de fibrina, más blanquecinos, o la garganta roja con alguna vesiculilla. El niño tendrá fiebre y asociará tos o un cuadro catarral. A alguno de estos virus le podemos poner nombre y apellidos, como en el caso de la mononucleosis infecciosa, pero ahí ya el cuadro y la exploración tendrán sus peculiaridades.amigdalitis llagas mononucleosis infecciosa síntomas

“¡Virus, virus! Los pediatras le llamáis a todo lo que no sabéis virus” puedes pensar. Te animo a que leas este genial artículo de mis compañeros Gonzalo y Elena, del blog 2pediatrasencasa. Las infecciones en los niños están causadas en un porcentaje altísimo por virus. Hay tantos virus… que es bastante probable que si tu hij@ tiene fiebre y dolor de garganta sea viral.

Otro tipo son las clásicas “placas de pus” o amigdalitis pultácea. Es una infección de garganta causada por una bacteria, la gran mayoría por el Streptococcus Pyogenes. Además de fiebre y dolor de garganta, el niño no suele asociar síntomas catarrales, pero sí mal aliento y ganglios inflamados.  Aunque no te lo tomes al pie de la letra, a veces en los cuadros bacterianos puede haber algo de tos o en los virales ganglios inflamados. Las “placas” en la amigdalitis bacteriana suelen ser más amarillentas. Este segundo tipo sólo supone un 30% de los casos de amigdalitis.

Si relees el post de la fiebre, recordarás que el que la fiebre sea más o menos alta no es definitivo para hacernos pensar que sea una infección vírica o bacteriana. Así que los síntomas nos pueden orientar un poco, pero no aseguran que el niño tenga una amigdalitis de uno u otro tipo.

¿Hay diferencias en cuanto a la edad?

Como en todo, siempre hay excepciones. Pero, por norma general, la amigdalitis pultácea es muy infrecuente en menores de 3 años. Fiebre y dolor de garganta  en niños pequeñitos es altamente probable que se trate de un virus.

¿Y cómo podemos saber si es un tipo u otro de amigdalitis?

Pues, lo primero y más importante: lo que nos contáis las familias y lo que vemos en el niño. La historia clínica y la exploración son fundamentales en medicina. Hay unos criterios que nos ayudan también a orientarnos y tomar decisiones.bronquiolitis exploración amigdalitis

Si aún con todo esto nos quedamos con dudas, antes de indicar a prisa y corriendo un antibiótico, podemos hacer pruebas complementarias. Existe una prueba rápida de detección del Streptococcus Pyogenes, que tenemos en la consulta. Yo intento explicarles a las familias que es como un “predictor”, pero para la garganta. Otra opción, ante la duda, es pedir un cultivo de la zona y esperar 1-2 días para confirmar si está esta bacteria antes de ponerle tratamiento.

¿Cómo tratamos los distintos tipos de amigdalitis?

Si es vírica daremos tratamiento sintomático: ibuprofeno o paracetamol si el niño tiene malestar, dolor o fiebre.

Si, en cambio, la amigdalitis es bacteriana, tu hij@ necesitará antibiótico. ¿Cuál? Cuanto menor espectro de acción tenga, mejor. La penicilina es el ideal. Serán necesarios 10 días para “cargarnos” al bicho, que el niño no recaiga y que no sufra complicaciones a medio o largo plazo. No debemos tener prisa en poner tratamiento antibiótico. ¿Por qué? Mira, incluso sin antibiótico, muchos niños en 3-5 días podían quedarse asintomáticos. Así que nuestro objetivo al poner el antibiótico debe ser que prevenir que nuestro niño desarrolle complicaciones.

¿Cuáles son esas complicaciones de la amigdalitis pultácea?

Es cierto que son poco frecuentes. Pero hay que llevar cuidado porque pueden llegar a ser graves. Las podemos dividir en dos grupos:

  1. Supurativas: Como los abscesos, otitis media, sinusitis o infecciones invasivas.
  2. Complicaciones no supurativas: Como la fiebre reumática, la glomerulonefritis postestreptocócica o una artritis reactiva.

¿Qué hacer si tu hijo tiene amigdalitis muy frecuente?

Eso lo dejamos para otra entrada, que no se haga muy pesado.

Conclusión: ¿Antibiótico en amigdalitis? Sí, pero sólo cuando sea necesario y comprobemos que es una infección bacteriana. Recuerda, para los virus sólo tenemos tratamiento de los síntomas, no curativo. Hagamos entre todos un uso responsable de los antibióticos.antibióticos amigdalitis peligros del mal uso

¿Qué te parece? ¿Qué experiencia tienes en amigdalitis en tus hijos? Espero tus comentarios. Si te ha gustado, comparte.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.