«Doctora, ¿le manda algo para las defensas?»

En cuanto lleva el invierno, con sus catarros e infecciones de repetición, hay familias que se desesperan. Os entiendo. Pero algunas me piden si le puedo mandar al niño algo para las defensas. ¿Qué es ese algo? ¿Hay algo que realmente sirva para algo o son todo placebo?

¿Cómo funciona nuestro propio sistema inmune?

Al nacimiento, un bebé tiene su sistema inmune virgen. Únicamente tiene las defensas que su madre le ha pasado durante el embarazo, que le durarán unos meses. Si luego toma pecho, también recibirá más defensas a través de la leche de su madre durante el tiempo de lactancia.

¿Por qué los niños tienen tantas infecciones en los primeros años de vida? Ese sistema inmune que no ha tenido contacto con bicho alguno prácticamente. No los conoce. Por eso algunos niños, en el momento en el que entran en la guardería y «se socializa» con otros niños, encadenan episodios febriles uno tras otro, lo que se conoce como el síndrome de la guardería. Meses de desesperación paterna en ocasiones.

Además, por desgracia, hay muchos tipos de virus, bacterias y parásitos diferentes. Algunas infecciones, como la varicela, una vez pasada generan inmunidad de por vida. Pero otras muchas no es así: uno puede pasar una gripe en cada temporada, debido a que el virus cambia y la inmunidad que genera es escasa.

En tu desesperación podrías pensar: «¿Y si le doy algo para que le suban las defensas» Veamos qué hay en el «mercado» y la evidencia que tiene

Bueno, yo como siempre intento mostrarte lo que dice la ciencia de las cosas: si funcionan o no.

  1. Hay un complemento cuyo principio activo es glicopéptido adsorbido en fosfato cálcico que nos venden para estimular las defensas orgánicas. Investigando en buscadores de evidencia científica ni un resultado de estudios que aúnen este principio activo e infecciones recurrentes en niños (las que más os preocupan habitualmente son las respiratorias, que son las más frecuentes). Por ahora damos en agua. No hay evidencia de que funcione.
  2. Imunoglukan es otro suplemento disponible. No me gusta dar nombres comerciales, pero el principio activo es ese. Tenemos un único estudio, realizado desde el laboratorio comercializador, con 175 niños que concluye que es efectivo. No hay más estudios científicos. Aunque la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no encuentra suficiente evidencia para poder afirmar que mejora la inmunidad realmente.
  3. Tenemos otros jarabes, gominolas o sobres que supuestamente funcionan por su contenido en diferentes compuestos que combinan aleatoriamente en función de la marca que mires. ¿Valen para algo cada uno de estos compuestos?
    1. Vitamina C. Eso es muy de abuela (madre, no te me molestes). Lo buenísimo que es el zumo de naranja en invierno para no resfriarse por su vitamina C, ¿no? Pues mira el título tan sugerente de este estudio: ¿Tomarla a diario nos aleja del pediatra? Conluyen que no.
    2. Vitaminas del complejo B. Pues estamos igual que con los yogures líquidos con Lactobacillus. ¿Valen para algo? No, pero la misma EFSA dejó una puerta abierta en su legislación en la que indicaba que la vitamina B6 puede ayudar al normal funcionamiento del sistema inmune.
    3. Propóleo o jalea real solos o en combinación tampoco han demostrado nada. Según esta revisión no hay evidencia científica que apoye el uso de estas sustancias para prevenir infecciones respiratorias de repetición, en todo caso, serían necesarios más estudios para poder demostrar algo.
    4. Equinácea. Una revisión de la Cochrane nos indica que tampoco hay significación estadística en la reducción del número de catarros con esta sustancia. Parece que tampoco esto va a ser la solución.
  4. Homeopatía. ¿Necesitas que te recuerde mi opinión? Pues otra cosa que tampoco ha demostrado nada de nada.
llagas tratamiento medicación mareos en el coche minurin desmopresina enuresis nocturna defensas

Seguro que alguien te habrá dicho que a él le funciona lo que toma

Puede ser, por un doble motivo:

  • El efecto placebo existe. Uno puede ver el vaso medio lleno o medio vacío.
  • El que tu niño va cumpliendo años y su sistema inmune conoce más bichos. Si tu hijo de un año tiene 5 infecciones con fiebre y al año siguiente 4 y está tomando alguno de estos productos podrías pensar que es debido a ello. Pero igual el hijo de la vecina tiene la misma evolución sin tomar nada.

Cuando alguna familia me pregunta en consulta, siempre suelo responder lo mismo: «Ojalá. Si realmente hubiese algo que funcionase, pondría un dispensador en la puerta de la consulta». ¿Sabes realmente cuál es la mejor defensa que puedes ofrecerle a tu hijo? ¡Vacúnalo! #LasVacunasSalvanVidas.

¿Le has dado alguna vez a tu hijo algo para las defensas? Después de lo expuesto, espero tus comentarios. ¿Te ha parecido interesante? Pues compártelo, probablemente sea útil también para otras familias.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

14 respuestas a ««Doctora, ¿le manda algo para las defensas?»»

  1. Buenos días! Yo les estoy dando inmonuglokan y es un poco lo que dices tu… a la mayor parece que la hace más efecto (ha empezado este año el cole y no cogemos ni la mitad de lo que cogía, pero creo q es porque se está inmunizando, no realmente por lo que la doy). Sin embargo con la peque no levantamos cabeza y no nos funciona… ha empezado este año la guarde y no salimos de una para meternos en otra…
    Pero bueno, yo sé lo doy, por si sirve de algo aunque sea en un futuro…
    Mi experiencia es esa, cuanto más mayor se hacen mejor están, hay que tener paciencia y esperar.
    Gracias por el post!

    1. Buenos días Alba.
      Gracias a ti por tu comentario. Me alegro que tu experiencia sea como es en realidad. Lo importante es que las familias estéis informadas y no os gastéis el dinero en cosas que no son útiles, ya que además suelen ser bastante caras.
      Un saludo.

  2. Me encantan este tipo de entradas en las que nos ahorras dinero, y falsas esperanzas. Sobre todo lo segundo. Yo por suerte, desde antes de que naciera mi hijo ya había leído mucho sobre todo este tipo de engaños, y a pesar de las múltiples bronquitis por las que hemos pasado, no he caído. Ahora, con 4 años, este invierno no ha pasado ni una. Cosas de ir creciendo. ¿Mocos y resfriados? Por supuesto, igual que yo, y que el resto de la humanidad.
    También es verdad que hemos tenido la suerte de no tener un niño especialmente enfermizo. Entiendo que los padres de un niño que esté siempre pachucho acaben probando hasta ponerle una castaña en el bolsillo, si hace falta (lo he oído como remedio para el dolor de muelas, ahí es nada).
    Por eso creo que alguna autoridad debería hacer algo para cambiar el panorama. No es de recibo que haya tantos, TANTOS productos que se basan en nombres raros y que al final, en el asterisco, te indican que tal o cual vitamina o tal o cual mineral son buenos. Hay una imperiosa necesidad de un cambio de legislación en ese sentido.
    Saludos,
    Javi

  3. Mi sobrina se pasó sus primeros añitos de vida resfriada no, lo siguiente. Y por más vitaminas que le diesen, no había manera que se curase al 100%. Al final es lo que tú comentas, con el paso del tiempo te vas dando cuenta que muchas de esas cosas no le han servido y que es su cuerpo quien se ha adaptado a los virus poquito a poco.
    Felicidades por el blog!

  4. Buenas noches Matilde. Totalmente de acuerdo contigo. No hay que medicar a los niños por si acaso, únicamente cuando sea necesario. Pero leyendo tu post me gustaría saber tu opinión sobre la suplementacion con vitamina D como ayuda a las defensas? Quizás esta si podría ser una ayuda para nuestros pequeños en la primera infancia. Gracias y espero con impaciencia tu próximo post. 😊

  5. Pues, razonado todo suena de forma distinta tal cual lo indicas. Yo he probado bastantes cositas de las que me comentas y volviendo la vista atrás solo puedo decir, quelas personas que recomindan estos productos igual no saben estas conclusiones o puede que nos tengan en el peor momento de desesparacion con nuestros peques y terminemos por intentar algo nuevo o conseguir algo milagroso. A mi prsonalmente no me ha funcionado ninguno de los que he probado y lo ultimo ha sido jalea real con equinacea. Visto lo que expones, solo nos queda esperar con mucha paciencia a que pase el tiempo para su «madurez inmune» que como para todo, a cada uno le llega en distintos momentos.

  6. Yo nunca me he fiado al 100% la verdad, este Año para descartar una celiaquia a mi niño de 3 años, le dio la inmunoglobulina un poco baja, y mi pediatra me ha mandado un jarabe de estos, con zinc, echinacea, propóleo. Aun así le lleve los análisis a otro pediatra y me dijo que no era de importancia lo que le había dado bajo, pero estoy un poco preocupada, y como tampoco sé si esto le va ayudar o no, o si pasa algo o no que tenga ese valor un poco bajo.

    1. Hola Cristina.
      Es conveniente que resuelvas todas esas pequeñas dudas antes de salir de la consulta, si no es muy difícil ayudarte porque desconozco el caso y los valores analíticos.
      Un saludo.

  7. Se quedan de piedra cuando me preguntan por estos productos y les ofrezco: pastillas de jabón, hidroalcoholes para las manos de los padres, toallitas higienizantes, etc… y les instruyo en el lavado de manos correcto, indicaciones de cambiarse los zapatos al llegar de la calle, limpieza de pomos de las puertas y de pantallas táctiles. En fin, la educación puede aportar más que los productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.