Llegan los 6 meses, llega la alimentación complementaria

Nuestro niñ@ se hace mayor, ya ha cumplido 6 meses.

Hasta ahora hemos estado felices y tranquilos sólo pensando en la teta o el biberón. De repente, el día en que el/la niñ@ cumple el 6º mes nos asaltan miles de dudas. ¿Tendrá suficiente? ¿Por dónde empiezo? ¿Por qué en función de donde viva me dan una pautas u otras para la alimentación complementaria? Vamos a ver si es posible aclararnos. ¡Agárrate que vienen curvas! Porque en este tema hay pocas verdades absolutas.

Comenzamos con un poco de historia actual para ver cuándo empezar.

Desde 2001, la Organización Mundial de la Salud (OMS) mantiene la recomendación de iniciar la alimentación complementaria a partir de los 6 meses, ya que lo ideal es que en los 6 primeros meses el niño tome lactancia materna exclusiva por motivos que ya hemos visto en entradas anteriores. En 2009, la Asociación Europea de Gastroenterología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) indicó que no es recomendable empezar antes de las 17 semanas ni después de las 26 semanas, tanto en los niños amamantados como en los que toman biberón.

calendario alimentación complementaria

Si recomendamos la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, quizás es un poco lioso que demos pautas distintas en función de la leche que tomen.

Es decir, que a los niños con biberón les recomendemos empezar con la alimentación complementaria a los 4 meses y a los alimentados con lactancia materna a los 6. A los 4 o 5 meses casi ningún niño se sienta y muchos no son maduros neurológicamente para iniciar este proceso. A todo esto se une la creciente epidemia de obesidad infantil (la introducción precoz de la comida parece predisponer a obesidad en edades posteriores). De manera práctica: Lo ideal es que CUALQUIER bebé comience con la alimentación complementaria a los 6 meses de vida, individualizando cada niño y, POR SUPUESTO, manteniendo un adecuado aporte de leche (pecho o fórmula). Recordemos que se llama alimentación C-O-M-P-L-E-M-E-N-T-A-R-I-A.alimentación complementaria lactancia materna

No pasa nada si empezamos una semana antes o nos retrasamos una semana de los 6 meses.

Vale, pues ya tenemos claro que todos empezamos a los 6 meses. Pero, ¿por por dónde empezamos? En Murcia, por ejemplo, solemos empezar por los cereales, en Madrid por la fruta… ¿Es importante? ¡Pues no! DA IGUAL. Yo suelo hablar con las mamás y recomendarles que empiecen por lo que les resulte más cómodo. Que se organicen en función del horario laboral, de la dinámica familiar, etc. El niño puede comer sólido las horas que la mamá no esté y el resto del tiempo su lactancia a demanda.

En Abril de 2016 se publicaron las Recomendaciones para la alimentación en la primera infancia por parte de la Agencia de Salud Pública Catalana, con la colaboración de magníficos profesionales.

Simplemente me encanta. Te recomiendo encarecidamente que la leas. En este cuadro resumen puedes ver claramente las “no pautas”(¡fuera los calendarios estrictos!):tabla alimentacion complementariaNo hay pautas porque se ha visto que da igual por dónde empecemos. Vamos a desgranar algunos aspectos importantes.

Primero cosas que NO hacer:

  1. Las únicas verduras que no podremos usar serán las verdes de hoja grande (espinacas o acelgas), por su alto contenido en nitratos.
  2. Con respecto a las carnes no usaremos las cazadas con munición de plomo (no son las habituales, pero todo hay que advertirlo…).
  3. No daremos pescados grandes en niños pequeños (menores de 3 años), como el pez espada, emperador o atún, por su alto contenido en mercurio.
  4. Por debajo de los 12 meses no daremos miel (recuerda el artículo sobre el botulismo).
  5. Prohibida la leche de vaca antes de los 12 meses, se relaciona con pequeños sangrados a nivel digestivo.
  6. Nada de zumos ni bebidas azucaradas. No sustituyen a la fruta y están directamente relacionados con la obesidad.
  7. Muchísimo cuidado con alimentos duros con los que se pueda atragantar, tipo frutos secos. ¡Prohibidísimos!

Ahora vamos a lo que SÍ debemos/podemos hacer:

  1. La leche seguirá siendo fundamental (a esta edad se llaman lactantes por algo). Continúa ofreciendo pecho o biberón cuando lo demande. Se recomienda lactancia materna junto con la alimentación complementaria, al menos, hasta los 2 años.
  2. Ofrécele agua desde el momento en que empiece a comer, la que quiera. Cuando tenga sed beberá más.
  3. Ofrécele frutas de temporada, bien lavadas y peladas. No hay ninguna que no pueda tomar.
  4. Con respecto al gluten: A partir de los 6 meses lo pueden tomar sin problemas. Ofrécele cereales varios: Arroz, pasta, pan… Cuidado con las papillas de cereales industriales, llevan mucha, pero que mucha azúcar.
  5. Aliña su comida con aceite de oliva virgen extra en crudo, cuando ya la tengas preparada. Es una fuente ideal de grasas saludables.
  6. Huevos y legumbre sin problemas, desde cuando qalimentación complementaria sandíauieras.
  7. A partir de los 9-10 meses podemos empezar con pequeñas cantidades de queso fresco o yogur natural (sí de los normales, no hace falta que sean “especiales para bebé”).
  8. Postres lácteos, galletas y alimentos azucarados o charcutería y embutido nos esperaremos al menos hasta los 12 meses. No son alimentos realmente necesarios. Cuanto más tarde empecemos mejor (¿y si nunca se los ofreciéramos?).

Yo sé que casi todas las mamás, cuando llegan a la fase de comenzar con la alimentación complementaria, se agobian.

Como autocrítica, creo que los sanitarios debemos eliminar de nuestra práctica esas hojas horrendas que les damos a las familias.

Las recomendaciones sobre la alimentación complementaria son sólo eso, recomendaciones, no son la biblia. Evita las informaciones demasiado rígidas, tipo “hoy le corresponden 15 g de judías verdes, media patata, medio tomate y 35 g de muslo de pollo”. ¡Relax! ¡Seguro que lo vas a hacer bien!

Y ¿cómo lo hago? Pues como quieras, con “un poco de cabeza” todo estará bien. Obviamente, lo mejor es la comida casera. Si quieres le das en puré triturado o si no en trocitos. ¡Sí, en trocitos!, tranquila no se va a atragantar (y si se atraganta será algo leve con lo que aprenderá cómo hacerlo para la próxima).

Hay un modo de introducción de la alimentación complementaria que se conoce como “baby led weaning” (blw) o alimentación regulada por el bebé.

Consiste en que el niño siga alimentándose fundamentalmente de leche y ofrecerle alimentos sólidos en trocitos (aquí te enlazo al blog “Una maternidad diferente” que hace un gran resumen). ¿Opciones?:

  1. Cereales: Seguro que tu hijo puede tragarse arroz cocido blandito sin problemas. ¿Cuántos niños comen pan con 6 meses?
  2. Fruta y verdura: Zanahoria o calabacín cocido, tomate rallado con pan. Frutas blanditas como el plátano, trocitos de pera, kiwi, uva pelada y sin pepitas…
  3. Miguitas de pescado o trocitos de carne desmigada.
  4. Trocitos de huevo.alimentación complementaria blw

De esta manera el niño regula su apetito. Se deja a su alcance la comida y el niño come la cantidad que quiere. Sólo es necesario que sepa sentarse y coger cosas con sus manos. Igual los primeros días te puedes llevar un susto, pero luego se manejan fenomenal. Es una forma de alimentación complementaria que requiere quizás de una mayor dosis de paciencia por parte de la familia (al principio comerá muy poquita cantidad) y un buen set de limpieza (el suelo quedará perdido de comida). Pero tiene ventajas, como que no hay que hacer transición del triturado al sólido o que el niño asume la alimentación como algo no impuesto y como una forma de juego.

Para completar te sugiero la lectura de un magnífico libro como “Se me hace bola” del nutricionista Julio Basulto. A mí me encantó, está escrito con “mucha cabeza” y creo que ayuda a desterrar muchos mitos sobre la alimentación infantil.

¿Cuál es tu experiencia con la alimentación complementaria de tu hijo? ¿Algún truco o sugerencia que quieras compartir?

alimentación complementaria manchadoHasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Posts relacionados

4 opiniones en “Llegan los 6 meses, llega la alimentación complementaria”

  1. Ay, señor¡¡¡ y pensar que hay a quien le suspendieron la pediatría por no ACERTAR que el huevo se daba a los 11 meses¡¡¡¡
    Me ha gustado mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *