A mi hijo le han salido ganglios, ¿me tengo que preocupar?

niños y ganglios. ¿Cuándo preocuparnos?

Un motivo de consulta bastante frecuente son los ganglios. Padres que vienen muy alarmados porque a sus hijos le ha salido un (o varios) bultito en el cuello. ¿Qué son? ¿Por qué se inflaman? ¿Hay que hacer algo? ¿Cuándo debemos preocuparnos? Vamos a intentar dar respuesta a todas estas preguntas en las siguientes líneas.

¿Qué es técnicamente un ganglio?

Los ganglios (o ganglios linfáticos) también se conocen como nódulos linfáticos. Son pequeñas estructuras que forman parte del sistema linfático. Los ganglios se agrupan en lo que se conoce como cadenas ganglionares. Y entre ellos se conectan por vasos linfáticos. Tenemos ganglios por muchas partes del cuerpo, pero donde más es en ingles, axilas y cuello. Aquí te dejo una imagen del conocido atlas de anatomía Netter, donde ves todas esas bolitas amarillas, los ganglios.ganglios linfáticos netter

Como su propio nombre indica, su misión es filtrar la linfa. Además tienen una función inmunológica o defensiva, allí se produce el contacto entre sustancia que vienen de los microorganismos con los linfocitos (células de defensa), así se desarrolla la respuesta ante una infección. Como en los ganglios se drena la linfa, esta sustancia circulará por el cuerpo y diseminará la respuesta inmune por todo el cuerpo.

¿Y las adenopatías?

Las adenopatías son ganglios inflamados. A veces menos inflamados y no dolorosos y otras veces mucho más inflamados, con la piel roja y dolorosos.

Puede ser que al hacerle una caricia el niño porque el cuello o al lavarlo, le notes una lentejilla cuando son pequeñitas. En otros casos puede haber una inflamación importante, con dolor de la zona y asociar fiebre.

Como ya hemos visto, hay ganglios en muchas partes del cuerpo. Pero hay sitios donde NO es normal que hayan adenopatías: la zona de encima de la clavícula, en la zona del codo y en el hueco de detrás de la rodilla. Ahí sí que hay que ponerse en alerta.ganglios signos de alarma

Pero, ¿por qué se inflaman estas pequeñas estructuras?

Los motivos son múltiples. Lo más frecuente es que sea una reacción a una infección de una zona próxima. Las adenopatías más frecuentes son las que aparecen en el cuello. ¿Por qué? Piensa, catarros, faringitis u otitis son infecciones tremendamente frecuentes en los niños, así que los ganglios que se inflamarán más frecuentemente serán los del cuello.

¿Otras infecciones que dan aumento de tamaño de los ganglios? Infecciones como la mononucleosis infecciosa. Otras infecciones menos frecuentes, como la infección por citomegalovirus y toxoplasma, dan un cuadro similar. Si seguimos avanzando a cosas menos frecuentes, la tuberculosis también puede manifestarse como adenopatías. Ahora, no pienses que si tu hijo tiene un ganglio pequeñito en el cuello va a ser por este motivo, no es lo habitual.

Lo que siempre genera mucha alarma a los padres son las enfermedades graves: leucemia y linfoma. Pasar puede pasar, obviamente. Pero quiero mandarte un doble mensaje de tranquilidad: Primero porque son enfermedades que se presentan así de manera muy poco habitual, segundo porque las características de estas adenopatías son diferentes. Son ganglios duros, si los intentas desplazar no se mueven fácilmente (están adheridos), suelen aparecer en zonas poco habituales y además puedes notarle al niño otros síntomas o que aparezcan cosas en la exploración que tu pediatra sabrá detectar.

Vale, ¿y ahora qué hacemos si a tu hijo se le han inflamado los ganglios?

Si es un ganglio (o ganglios) chiquitín, alrededor del cuello, que al tocarlo se mueve fácil, no le duele, la piel de alrededor no está roja ni caliente, tranquilidad ante todo. En esos casos es raro que sea nada de importancia. Piensa, seguro que está algo acatarrado o ha pasado por cualquier proceso infeccioso. Como digo siempre, si tienes dudas, consulta con vuestro pediatra, es quien mejor conoce a tu hij@.

¿Le damos alguna medicina?

Pues si es algo más grandecito o le duele un poco, si no veo ningún signo para alarmarme, suelo recomendar a los papás que den un antiinflamatorio durante unos días, el ibuprofeno, sino nada. Lo normal es que haya sido un cuadro viral y en unas semanas nos hayamos olvidado del tema.

Ahora vamos a la otra posibilidad: Te presento a mi hijo esta Navidad. ¿Paperas? No. Un ganglio bastante grande (> 2 cm), doloroso y con fiebre, ya la cosa no apunta a vírica, sino más bien bacteriana. ganglios adenopatía

Al pobre le tuvimos que dar antibiótico durante unos días, además de su antiinflamatorio. A estos niños los controlamos en unas 2-3 semanas a ver cómo van. Si se ha resuelto todos tan contentos. En contadas ocasiones sospechamos un absceso de la zona y lo tiene que valorar el cirujano, por si necesita vaciar el pus.

¿Y si no se soluciona? ¿Qué pruebas tenemos que hacer?

Si con el tratamiento los ganglios siguen sin disminuir tendremos que indagar un poco más. Solicitaremos una analítica (no por quedarnos tranquilos, sino porque estará indicada) y una ecografía si podemos, ya que no supone radiación. En función de los resultados y la evolución del niño, decidiremos, en función de qué estemos sospechando, si necesitamos pedir otras pruebas como radiografía, cultivos o Mantoux. A veces incluso hay que pinchar el ganglio para anatomía patológica, pero son los menos casos.ganglios hacer analítica

¿Qué es lo que más suele preocuparnos a los padres? ¿Que sea algo malo? Te repito: Es poco frecuente, los ganglios no serán chiquititos y blanditos, sino duros y adheridos. CONFÍA EN TU PEDIATRA. En la exploración o en la historia que le contéis, si hay algo raro lo detectará.

¿Interesante? Seguro que tu hijo ha tenido un ganglio alguna vez en la vida. Es tremendamente frecuente. Si te parece interesante y que puede ser de utilidad para alguien, compártelo.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Alimentación saludable, ¿la aprendemos desde pequeños?

alimentación saludable familia

Esta pasada semana hemos sacado la consulta al cole. Organizamos un taller de alimentación saludable para niños de primero de primaria. ¿No serán muy pequeños?, puedes pensar. ¡Pues lo pasamos en grande! ¿Qué trabajamos? ¿Por qué?

Primero debes hacerte la pregunta: ¿Por qué debemos comer sano?

Tener una alimentación saludable no es importante por estar más o menos delgado. Eso es algo secundario. Llevar una alimentación saludable es importante, como vine dice su nombre, por tu salud y la de tus hijos:

  1. De la relación entre una mala alimentación y el desarrollo de obesidad nadie tiene dudas, ¿no?
  2. Los estudios demuestran que una mala alimentación se relaciona con síndrome metabólico.
  3. El consumo de azúcar añadido se relaciona con aumento del riesgo cardiovascular en niños.
  4. Una mala alimentación se relaciona con caries dental.
  5. El estilo de vida y la alimentación también se relacionan con el desarrollo de diabetes tipo 2.

A todo esto puedes sumarle muchos más estudios que se están desarrollando para valorar la implicación de la alimentación en el desarrollo de diferentes enfermedades. Parece que motivos no nos faltan para hacer un intento de mejorar nuestra alimentación en casa, ¿no?

Comenzamos con la alimentación saludable

¿Recuerdas las clásicas pirámides alimentarias que estudiábamos en el colegio? ¡Pues olvídalas! Están completamente desfasadas. ¿Qué ha demostrado ser más útil? Toma nota: El plato saludable de Harvard.plato saludable de Harvard alimentación saludable

¿En qué consiste este plato?

Consta de 4 partes fundamentales:

  1. Verduras y hortalizas.
  2. Frutas.
  3. Granos (a ser posible integrales).
  4. Proteínas saludables.

Aquí tienes una imagen. Vamos a ir repasando poco a poco.

Primera mitad: Verduras, hortalizas y frutas

Sí, como lo lees. En la comida y en la cena. La mitad del plato que tomamos, tanto nosotros como nuestros hijos, debe estar formada por estos alimentos. Algo más de un cuarto de verduras y hortalizas. Un poco menos de un cuarto de frutas.

Verduras y hortalizas, ¿cómo? Pues como tu quieras. Ensalada, verduras crudas, verduras cocidas, a la plancha… Como tú quieras. Cuanta más variedad mejor. No es difícil. Le puedes poner verduras al guiso, pero a parte pon ensalada al centro, que sea vistosa, con muchos colores que le llamen la atención. Atención, la patata no es verdura, es un tubérculo, así que no cuenta en este grupo. Recuerda que como mejor puedes regar esa ensalada o esa verdura es con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. En España somos afortunados por disponer de este saludable aceite. Cocinamos poco con mantequilla, pero evítala siempre que puedas.

Frutas igual. ¿Una pieza? ¿Macedonia? Como tú quieras, pero variedad y cantidad. Alguna vez lo he comentado, es recomendable AL MENOS, 5 unidades al día entre frutas y verduras. Recuerda un post anterior, el zumo, por muy natural y casero que sea no equivale a pieza de fruta.fruta y verdura alimentación saludable

Siguiente trozo del plato: Los granos o los tubérculos

Los tubérculos están claros: Patata, boniato… Tienes para elegir. Aquí podemos meter los cereales varios. Hoy me decían los niños: “Sí, los cereales que yo me desayuno”. ¡Ay Dios, no! Esos, mis compañeros Carlos Casabona y Pepe Serrano los tienen bien bautizados como “chucheales”. Cereales de verdad (trigo, maíz, avena, centeno… podíamos seguir) y mejor que mejor si son integrales. Podemos tomar pan, arroz, pasta, pero intenta que sean integrales. Los refinados mejor los evitamos.cereales integrales alimentación saludable

Y el último cuarto del plato saludable de Harvard: Las proteínas saludables

¿De dónde podemos obtener las proteínas? Carne, pescado, legumbres, huevos y frutos secos crudos. Seguro que cuando me refiero a carne en este apartado sabrás cuáles puedes consumir en una alimentación saludable: Pues evita sobre todo carnes rojas, tocino y similares o fiambres y otras carnes  procesadas.proteínas alimentación saludable

¿Y de beber?

¡Pues agua! A alguno de mis pequeños alumnos les ha traicionado el subconsciente y han puesto de beber bebida de cola. Recuerda que las bebidas azucaradas no son nada recomendables y su consumo debe ser muy muy ocasional (y eso no es una vez por semana).

Mira cómo estuvimos trabajando la alimentación saludabletaller alimentación saludable colegio

Bueno, pues con esta parte del taller hemos trabajado la comida y la cena. ¿Y el desayuno, almuerzo y merienda?

Todos sabemos que en estas comidas los niños toman un montón de calorías vacías y azúcar libre ” a porrillo”. Repasemos también el tema del azúcar libre y el azúcar oculto de un post anterior.

¿Qué recomienda la Organización Mundial de la Salud sobre el consumo de azúcar?

recomendaciones azúcar oms alimentación saludable

Saquemos cuentas: En niños pequeños, con una ingesta calórica recomendada de unas 1000-1200 calorías diarias, debemos tener como objetivo una ingesta máxima de 12-15 gramos al día de azúcar libre. ¿Qué es el azúcar libre? La que viene de la miel, los zumos de frutas y la añadida a los alimentos. Mis niños se quedaron locos al ver la cantidad de azúcar que llevan los alimentos procesados y que con poco que tomen ya se pasan. La concienciación es importante.

azúcares ocultos cálculo alimentación saludable

A partir de ahora nuestro plato saludable va a presidir la sala de espera. ¿Te gusta?plato saludable alimentación saludable

¿Qué te parece esta iniciativa? ¿Lo intentamos? ¿Cuál es tu experiencia con la alimentación saludable en casa? ¿Nos lo cuentas? Si te ha gustado, comparte.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

PD: Si quieres ampliar info con un post muy bueno sobre el plato saludable de Harvard, te recomiendo que leas a mi compañero pediatra José Gabriel Ruíz.